Ir al contenido principal

Estambul versus Venecia

Estambul junto a Venecia encabezan mi lista de ciudades favoritas europeas. Ambas son las dos caras de una misma moneda, pero que no pueden coexistir a la vez. Es elemental, forman la cara A y la cara B P, de una emoción o sentimiento personal e intransferible y me gustaría explicaros porqué. 


Venecia es el amor, el deseo embriagador, el cuento de princesas, el tiempo detenido en un profundo y largo beso. Es una de las ciudades donde me sentí más enamorada y feliz, quizás por eso, he vuelto hasta 8 veces más y no me canso de ella. Me gusta su decadencia, sus desconchados, su brillo y sus patinas. Venecia no es perfecta y tampoco me gustaría si lo fuera. Me gustan sus imperfecciones, el paso del tiempo y las huellas que le han hecho mella y le han infringido carácter. Como debería ser el amor, al fin y al cabo, cargado de sabiduría, indulgencia, defectos y personalidad.


Venecia es también el último baile que pude hacer con mi padre, en una noche de luna llena en la Piazza San Marco (el mejor salón de baile del mundo), mientras sonaban los violines del Café Florian. Aunque de momento dejaremos guardado en el cofre de la memoria esos momentos y nos centraremos en la otra cara de mi moneda viajera: Estambul, la ciudad que lamentablemente ha salido últimamente en las noticias encabezando titulares atentado tras atentado.

Estambul es para mí la ciudad de la pasión, la del fuego que corta la respiración, que te hace temblar, vibrar y por qué no, perder la cordura aunque sea ¡una vez en la vida! y para siempre.


Tal afirmación por supuesto, va ligada a la experiencia personal, circunstancias y hechos que como protagonista forman parte de mi vida. Corría el año 2001 y mi hermana Roser y yo, habíamos elegido Turquía como destino para vacaciones, por aquél entonces viajábamos con agencias de viajes “todo incluido”. En la reunión pre-viaje nos dimos cuenta inmediatamente que éramos las únicas de menos de 60 años del grupo. Este dato que para muchos parecerá una “putada” fue determinante para desarrollar un “segundo viaje paralelo” y bastante al límite, del paquete de viajes que ofrecía la agencia. El ritmo lento y reposado de nuestros compañeros "octogenarios" nos daba a nosotras, el tiempo suficiente para deambular solas. Cuando acababa la explicación de nuestro guía, nosotras desaparecíamos. Cuando el grupo llegaba a las visitas, nosotras regresábamos, y así poco a poco, fuimos descubriendo la Turquía que se escapa en los viajes programados.


Entablábamos conversación con la gente, los vendedores nos dedicaban sus mejores sonrisas y cuando ya no quedaba nadie dispuesto a seguir con la jornada, nosotras nos apuntábamos a un bombardeo. Fue así como conocimos las discotecas de Capadocia, recordarme algún día que os explique la aventura de “el copo”. Cuando llegamos a Estambul como parte final del viaje, nos dimos cuenta que debíamos volver y descubrir esa ciudad por nosotras solas. El circuito sólo nos incluía un par de noches y era tiempo insuficiente. Así que decidimos pasar ese mismo año las Navidades y el Año Nuevo en Estambul, solas y por nuestra cuenta.


Recuerdo que en septiembre estábamos montando el álbum de fotos del viaje a Turquía, cuando en la televisión anunciaban el ataque de las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York. El atentado y el miedo exacerbado de los medios de comunicación por todo lo que olía a árabe, musulmán, minarete o mezquita, no nos frenó un ápice y el plan original, siguió su curso. En aquella época solía ir a un locutorio a conectarme a Internet y a chatear, sí, ahora suena igual que cuando nuestros padres hablaban de lo bien que se lo pasaban en los guateques, pero es que estamos hablando de 14 años atrás y yo, ¡ya tengo una edad!


Planeta Dunia no existía aún, pero sí la viajera, y estaba tan alucinada por las circunstancias (me iba de viaje de nuevo) que lancé una pregunta al ciberespacio: -¿Alguien de Estambul? O quizás lo pregunté en inglés, ya no lo recuerdo con certeza, pero era nuestro primer viaje en solitario en época Navideña y no sé cómo, pero intuía que sería especial.


En el siglo XXI lanzar una pregunta en un chat, es algo parecido a lanzar un mensaje en una botella al mar, pero en mi caso resultó. Un desconocido “levantó la mano” - Yes, I'm Hayati... y fue entonces, sin saberlo, cuando comenzó a crecer la semilla de “Estambul ciudad rebelde”. Las charlas periódicas dieron paso a los correos electrónicos, los remotos amigos por correspondencia cambiaban de medio, pero no de esencia, y fue entonces como dos completos desconocidos separados por idioma, cultura y religión empezaron a descubrir el mundo del otro.


Cuando llegó el 22 de diciembre del 2001 Hayati vino a buscarnos al aeropuerto con un flamante BMW plateado con asientos de cuero negro, sí había conocido a un turco por “correspondencia” y parecía que estaba bien posicionado. Recuerdo que durante el trayecto hasta nuestro hotel, ubicado en Çemberlitaş, nos mirábamos de reojo como intentando descubrir a la persona que durante aquellos tres meses había llenado de “cartas” el correo. Descubrir una ciudad con un buen anfitrión hace que te sientas como en casa, y depende como ¡hasta como un lugareño!. Así que por unos días viví la sensación de que Estambul era mía y que, iba a amarla para siempre.

Mi hermana y yo vivimos las mejores Navidades aquel año, de ello se encargaron todos los acontecimientos, experiencias y gente que con humildad, mente abierta e ilusión encontramos en el viaje. Algunos de esos recuerdos tuvieron lugar en:


Hotel Santa Sophia
Uno de los puntos clave en el viaje fue alojarse en el Hotel Santa Sophia, estábamos cerca del transporte público y del centro histórico de Estambul: ¡la Mezquita Azul, el Hipódromo, Ayasophia... serían nuestras!
Ismail Cile atendía en recepción y fue el responsable de que acabáramos chapurreando un poco de turco. Cada día nos enseñaba una palabra nueva, so pena de no dejarnos subir a la habitación, y repasaba y se aseguraba de que las palabras aprendidas en días anteriores seguíamos recordándolas. Fue de esta manera como mi hermana y yo acabamos decorando el árbol de Navidad del hotel y comiendo turrón -que llevábamos de casa- con Ismail y su ayudante.


A Orillas del Bósforo
En aquella época, era el lugar más auténtico para comer, junto a las barcas de pescadores, con la Torre Gálata delante, la Süleymaniye Cami detrás y el sonido del muecín llamando a la oración. En el año 2001 no existía aún los barcos decorados con dorados, ni los camareros vestidos con chalecos y tocados con un fez encarnado, como existe ahora. Era comer directamente un bocadillo con un enorme trozo de pescado y una cebolla cruda sentadas sobre una caja de madera y a la intemperie por menos de 1 euro. Mientras nubes aromáticas de especias del Gran Bazar llegaban a pinceladas y el chapoteo del agua rompía contra el Puente de Gálata y los embarcaderos.


Beber Raki
El Raki es casi la bebida nacional de Turquía, es un licor de sabor anisado que se bebe mezclado con agua. Para mí es como una patada de burra en el estómago, pero para la mayoría de turcos es elixir de dioses. Si vas a Estambul puedes finalizar la cena con un vaso, la mejor zona que conozco para disfrutar de la gastronomía turca es Kumkapı; el Barrio de pescadores, pero en la zona de Taksim también se encuentran restaurantes donde los precios no son desorbitados. Con Dôgan; el vendedor del Gran Bazar estuvimos en uno cerca del Çiçek Pasajı llamado Hisar Restaurant donde probamos el famoso raki. 


Podría pasarme la vida escribiendo historias, pero para un post ésto ya es más que excesivo. Los atentados, los accidentes aéreos, las guerras y el miedo no deberían condicionar el mundo que vivimos. Por desgracia la fragilidad humana corre el mismo peligro esté en un lugar que en otro. Sirva una vez más un post de viajes escrito en Planeta Dunia para infundir valor, deseo de viajar, curiosidad, anhelo por conocer culturas, ritos, lugares y gentes que nada tienen que ver con nuestra zona de confort.

Si vais a viajar a Estambul próximamente encontraréis “textos más adecuados” sobre lugares qué visitar en Estambul y recomendaciones de viaje aquí mismo

¡Seguid viajando!

Comentarios

Los viajes más populares

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

Recorrido por Cáceres: nos adentramos en su muralla

Qué ver dentro de la Muralla de Cáceres En el interior de la muralla de Cáceres te esperan hasta treinta edificaciones que merecen un punto y aparte en un recorrido por la ciudad. El texto que viene a continuación es más largo de lo que acostumbro a escribir en el blog, pero sé que muchos vais a querer disfrutar de una escapada completa a Cáceres . Así que he recogido en una ruta algunos de los edificios y lugares que más me gustaron, ya sea por su historia, delicadeza constructiva o valor patrimonial. Para los que os agoten las palabras podéis dividir el texto por núcleos de interés, concretamente por plazas, así volveréis para recorrer Cáceres una y otra vez, sin agotaros. Feliz lectura. A la izquierda la torre del Palacio Toledo-Moctezuma y a la derecha patio del Palacio de Carvajal - El Palacio Toledo-Moctezuma . El edificio original fue construido entre los siglos XIV y XV en estilo renacentista, aunque sufrió grandes reformas a finales del siglo XVI por ord

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color