Ir al contenido principal

¿Qué comprar en Turquía?


Turquía es uno de esos países donde ir de compras es un verdadero placer para los sentidos. Incluso la disparatada actividad de comprar souvenirs se puede volver en un divertimento digno de ser recordado. Yo misma viví una de las experiencias de viaje más rocambolesca comprando un recuerdo en Turquía, pero eso os lo contaré otro día.

No importa el presupuesto que tengas para gastar en recuerdos, en Turquía tienes un sinfín de recuerdos desde 1 € que harán las delicias de vuestros amigos y familiares. Hasta vuestra casa os agradecerá un recuerdo digno de las Mil y una Noches. ¡Comenzamos con la lista!

Ojos turcos
Son un amuleto contra el mal de ojo, sirven de protección en el hogar y también para los conductores. Se pueden encontrar en una infinidad de tamaños y estilos, pero el más auténtico es el redondeado de color azul y fabricado en cristal. Por unos pocos euros encontrarás imanes de nevera, llaveros, colgantes, pulseras, etc... con este simpático objeto. La mayoría de los turcos llevan uno encima, otro en el coche y tienen al menos uno en casa, así que no estamos hablando de un recuerdo para turistas; “ojo al dato” ;-)

Pipas de agua, el narguile oriental
La pipa de fumar más famosa en Egipto, Jordania o Túnez, también se puede encontrar en Turquía. Se trata de un objeto delicado ya que dispone de un recipiente de cristal que sirve de depósito de agua, de un tubo con soporte para el tabaco y el carbón, así como una manguera por donde se aspira el tabaco. Se pueden encontrar diminutas narguiles decorativas y otras funcionales, que realmente sirven para disfrutar del tabaco aromático tumbado cómodamente en casa. Según el precio puedes encontrar pipas más o menos adornadas con dibujos dorados pintados a mano, flecos y filigranas más o menos recargadas. Si te decides a comprar una, no temas por la adquisición de tabaco, boquillas o carbón. En tu ciudad de origen no será ningún problema encontrar en el estanco, tabaco para pipa sabor manzana, vainilla, melocotón, etc...

Alfombras turcas
Uno de los regalos más caros que puedes adquirir en Turquía es una auténtica alfombra turca. La más barata te costará más que el viaje que te ha llevado hasta el país de los sultanes. Pero si aún así caes prendado ante una alfombra, has de saber que son únicas por muchos motivos. Las alfombras turcas tienen dos urdimbres y una trama que se va anudando mediante el nudo gordiano. Este exclusivo nudo doble asegura doblemente la lana confiriéndole mayor resistencia a la alfombra. Si quieres saber cómo detectar el nudo gordiano, acaricia la alfombra. En una dirección el tacto es suave, sedoso, estás siguiendo el sentido del pelo, si lo haces en dirección opuesta, estarás yendo a contrapelo y lo notarás. Otra de las características que hacen que las alfombras turcas sean sublimes es que pueden cambiar de color y/o tonalidad según del lado desde donde las mires. Dependiendo del tamaño, las alfombras alcanzan un precio desorbitado, es lo único malo que tienen. Si tu compra la realizas en una fábrica-escuela de alfombras, has de saber que las alumnas que acaban el curso de tejeduría pueden tejer en casa gracias al préstamo de la escuela de un telar. Es una forma de ayudar en la economía familiar, así la vida privada en las zonas rurales no se paraliza y las mujeres pueden optar a unas ganancias sin abandonar sus quehaceres diarios. Así que es la compra más responsable de todas las que puedes hacer.

Especias, té, lokum y otros placeres gastronómicos
Al hombre se le conquista por el estómago y ¡a las mujeres también! Ya sea en el popular Misir Çarşisi; el Bazar de las Especias de Estambul, o en cualquier otro mercado, una de las cosas que debes traer a casa de Turquía es una delicia gastronómica. Canela en rama para tus postres caseros o té negro o de sabores (el de manzana es muy popular ya que se puede tomar frío o caliente). Para trasladarte desde casa a tus viajes orientales cualquier condimento sirve si te exalta los sentidos, así que te recomiendo comprar una caja de Delicias Turcas o lokum; unos dados de colores blanditos que puedes regalar (seguro que te arrepientes) o degustar en tu hogar. Los lokum de pistacho son un pecado mortal para la dieta porque cuando empiezas ¡no puedes parar! Dátiles, higos, orejones (melocotones secados al sol)... ¿sigo?

Regalos originales
Si a estas alturas sigues con dudas de qué comprar en Turquía, la lista de regalos originales y bien de precio es interminable, sólo tienes que adentrarte en uno de los múltiples mercados que encontrarás en las ciudades, autopistas o miradores. Colonias de limón (las encontrarás a muy buen precio en Tahmis Caddesi; una calle paralela al Bazar de las Especias donde compran los estambulitas), lámparas o portavelas de cristal (las hay tremendas, lo siento Ikea no tienes nada que hacer ante un farol turco). Para finalizar y si no queréis complicaros demasiado encontraréis pashminas, fundas de cojín, cobertores de cama, cerámica y todo aquello que la imaginación turca puede ofrecer hasta ¡viagra natural!

Si te ha gustado este post y te gusta ir de compras en tus viajes, quizás te interese leer ¿Qué comprar en la India?

Comentarios

Los viajes más populares

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

La rendición de Granada Muhammad I fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la Dinastía Nazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El último reino musulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la Alhambra de Granada . Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí. La Alhambra de Granada desde la Carrera del Darro La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riqueza de agua y una particular tierra arcillosa de color rojo . Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qala al-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchas y fogatas encendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color