Ir al contenido principal

Comer en Barcelona: Cafetería Clarés


La Cafetería Clarés se encuentra situada a la espalda de un edificio emblemático de Barcelona; la Casa de les Punxes o Casa Terrades, como también se la conoce. Su ubicación junto a la Avenida Diagonal, la hace ideal para todos los viajeros que visitan Barcelona y también para aquellos amantes de lo dulce, sean o no de aquí, o de allí.

Lo que más me gusta, después de sus porciones de tarta casera y sus cappuccinos, es su exquisita decoración. Es digna de una "cafetería chic" al estilo de las que se encuentran en otras ciudades de Europa. También tiene esos toques hogareños de estar en la cocina de tu abuela, de una abuela rica ¿eh? “Glamour modernista” diría yo. El local está exquisitamente decorado cierto, pero además la mujer que atiende detrás de la barra es toda amabilidad y simpatía.

Al servicio de cafetería con su surtido de pasteles, galletas y dulces -ideales para desayunar o merendar- de sus inicios, se ha añadido un local nuevo justo en el edificio de al lado, donde también se sirven comidas y cenas. Mantienen la calidad en sus productos y un cuidado especial en interiorismo que se extiende a una pequeña terraza dispuesta en la calle. Surtido de flautas, comidas ligeras con un menú diario e incluso cenas para las noches de viernes y sábados, hacen que Cafetería Clarés sea algo más que un buen local para tomar café en Barcelona. 

Espero que en alguna ocasión la disfrutéis, les hagáis una visita y me contéis vuestras impresiones.


Más información: Cafetería Clarés. Dirección: Calle Bruc 162, 08037 Barcelona. Teléfono: 934 591 610. Horario: de martes a domingo de 8 a 24 h. Transporte: Metro Estación Diagonal L3 o Estación Verdaguer L4 y L5. Precios: Cafés con leche 1.5 €, porciones de tarta 4 €, menú diario menos de 10 €. Perfil de Facebook: Cafetería Clarés

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me encanta y además sus dueños son muy amables.

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…