Ir al contenido principal

Viaje al Yemen


Hay países y lugares que quedan grabados en nuestra caprichosa memoria como huella indeleble de nuestra historia. Uno de esos parajes tatuados en mi cerebro es sin duda Yemen. Aquí encontré parte de una historia olvidada por el mundo, un pedazo de planeta mal conocido y bastante tergiversado pero también una tierra llena de contrastes y de naturaleza desbordante.

Transcribo de mis notas de viaje las sensaciones de aquel 19 de agosto del 2006.

“Es difícil encontrar Internet y tiempo para escribir en Yemen. ¡Cómo me hubiera gustado hacerlo cada día!. Al final de cada jornada, en el transcurso de los acontecimientos. Explicar lo que he visto y lo que he vivido tan diferente a la imagen que se tiene de este país árabe. Haciendo balance, uno llega a la conclusión de que Yemen es un país espectacular.

Hemos vivido largas jornadas para aprovechar el tiempo y no sufrir el calor en exceso. Hay tanto por descubrir en esta zona del Máshrek (lugar por donde sale el sol) que nos levantamos a las seis de la mañana y nos acostamos cuando el cuerpo no puede más. A veces son las ocho de la tarde otras pasada la medianoche, todo depende del cansancio o de las visitas programadas para el día siguiente.

Hemos cruzado el Desierto de Rub al-Jali; uno de los más extensos del planeta. Bajado por inmensas dunas en 4 x 4 acompañadas por beduinos. Hemos subido a pie hasta la cresta de las dunas para tan sólo poder ver como amanece y la luz lo invade todo. Acampadas en el desierto, mientras los zorros, nos miraban curiosamente como nos reuníamos alrededor de una fogata y bebíamos té. Del desierto fuimos a la costa hacia el Mar Rojo, la playa estaba desierta y la única construcción era apenas cuatro paredes. Volvimos a acampar, esta vez sobre arena blanca, cerca de Bir Ali. Este precioso lugar aún no ha sido devorado por el hormigón y los cables eléctricos y permanece virgen para disfrute de los que amamos el silencio. Al amanecer se podían ver delfines saltando en el agua cerca de la orilla, sin necesidad de violar su espacio, a simple vista, ellos en el mar y nosotras en la tierra. Aquí, uno puede imaginar cómo debían ser las playas cuando aún no las habían descubierto los grandes grupos hoteleros. Después de recorrer Tihamah (Tierras calientes) una zona de calor y bochorno de nivel máximo, nos fuimos a la zona más montañosa del Yemen, donde hemos dormido en casas típicas, abrigadas con saco y mantas en pleno mes de agosto.

En las montañas, los yemenitas trabajan la tierra con un sistema de terrazas de cultivo parecido al de Perú. Las alturas de las terrazas han llegado a superar los 3.000 metros de altitud, la verdad es que viendo los paisajes y los cultivos no parece que uno esté en Arabia.

Camellos, burros, gallinas, cabras, vacas, bueyes, delfines, ranas, cangrejos, halcones, búhos y una manada de buitres rodeando una vaca muerta, ponen la nota pintoresca al viaje. Escenas que parecen sacadas de un Belén viviente, miles de historias escondidas detrás de cada foto. Un anciano que me pidió que le hiciera una foto con su nieta. El hombre de las montañas que quería que le sacara la foto en papel desde mi máquina y posó delante mío con orgullo. La de la única mujer que me pidió que la fotografiara cuando la mayoría de la población femenina debe pedir permiso a su marido para hacerlo. La de los centenares de niños que con sus enormes sonrisas y ropas raídas posaban, jugaban y nos seguían porque nosotras éramos el espectáculo. La imagen del carnicero abriendo en canal a un carnero mientras su cliente esperaba tan suculento despiece. El pescador sacando de su barca la pesca del día y luciendo su mejor captura para inmortalizarla en mi cámara. El frutero poniendo su mejor sonrisa y buscando las cajas de fruta que venían de España para que supiéramos que yemenitas y españoles éramos “amigos”. Y otras, las menos, aquellas “fotos robadas” (por decirlo de alguna manera), sacadas a escondidas, desde el coche en marcha, a aquellas campesinas que trabajaban de sol a sol embutidas en sus velos negros y tocadas con un alto y puntiagudo sombrero de paja. Tantas y tantas personas que siempre acabas encontrando en cada viaje y que de alguna manera han querido formar parte de nuestros recuerdos para siempre.”

Comentarios

Los viajes más populares

Ruta por Venecia: del Ponte degli Scalzi al Ghetto Nuovo

Hablar de Venecia siempre es un placer para mis sentidos. Quien vaya a pisar esta maravillosa ciudad italiana debería saber que Venecia se divide en diferentes sestiere o barrios . El más extenso de la ciudad (con 150 hectáreas) es el populoso Sestiere Cannaregio , donde viven 20.000 personas. Se encuentra situado al noroeste de la Serenísima y es una de las zonas menos visitadas por los turistas (si eso es posible en Venecia). Su nombre deriva del antiguo “Canal Regio” que existía antes del acondicionamiento ferroviario, que lo convertían en el canal principal de entrada de viajeros. Vista del Gran Canal con el Ponte degli Scalzi al fondo Una ruta por el barrio de Cannaregio debe comenzar en el Ponte degli Scalzi o della Stazione (Puente de los Descalzos o de la Estación). Orientado al norte, es el puente más grande de todos los que atraviesan el Gran Canal . Fue construido en 1934 y desde lo alto de su estructura se obtienen magníficas vistas de las góndolas y vaporettos qu

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color

Soy una Oficina de Turismo y quiero organizar un blogtrip

Hola Oficina de Turismo ¿estás pensando en organizar un blogtrip? ¿no sabes cómo hacerlo? Quizás hablando conmigo podamos resolver algunas dudas y que conozcas mejor, mi punto de vista del lado blogger (el lado oscuro). ¿Empezamos? Hoy vamos a hacerlo bien, con introducción e ideas claras, en el próximo post, os diré, lo que hacen mal las Oficinas de Turismo cuando organizan un blogtrip, (me he venido arriba, perdonádmelo). (Con mis compañeros de blogtrip #LourdesPyrénées, aquí hubo mucha acción) Qué es un blogtrip Los blogtrips no son nuevos, vienen influenciados de los Press Trip (viajes de prensa) o Fam Trip (viajes de familiarización para las Agencias de Viaje) que aún se siguen haciendo, y que reúnen periodistas o agentes de viaje respectivamente, para la misma misión que un blogtrip: conocer en primera persona aquello que quieres divulgar . ¿Pero eso ya lo sabías, verdad? Si vives en una preciosa localidad, pero no consigues activar la economía, ni el turismo

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

Ruta modernista por Sant Feliu de Llobregat

Sant Feliu de Llobregat Sant Feliu de Llobregat es una de las ciudades de la provincia de Barcelona que se integra en las rutas modernistas que pueden visitarse cerca de la Ciudad Condal, que se encuentra a escasos 10 Km. Situada en el Baix Llobregat, Sant Feliu creció entre finales del siglo XIX y principios del XX junto a sus vecinas Sant Joan Despí , Esplugues y Santa Coloma de Cervelló  (Puedes leer sobre qué ver en estas ciudades haciendo clic en el enlace, descubrirás varias rutas modernistas). El crecimiento económico y urbano transformó el paisaje y nos legó un pasado arquitectónico de época modernista , que en la actualidad, sirve de ejemplo para los amantes de esta corriente artística. De aquella época industrial dedicada a la producción de tejidos perdura Can Bertrand (1861), creada el mismo año que lo harían otras colonias textiles como Can Güell , así como toda la maquinaria arquitectónica que sería necesaria para acoger un flujo migratorio y aument