Ir al contenido principal

3 Lugares para dormir ¡extraordinarios!

Experiencias rocambolescas hemos vivido todos los viajeros, alguna que otra vez, a la hora de conciliar el sueño fuera de casa. Hoy os traigo tres lugares recomendables para dormir, que bien valen por si solos un viaje y que con sólo una noche no tendréis bastante.


1.- Dormir en un faro
En la Reserva natural de Bjuröklubb, situada en la región de Västerbotten, en la Laponia sueca, se encuentran reunidos los ingredientes propicios para disfrutar de una singular estancia. Vistas espectaculares, acantilados al borde del mar, playas de guijarros y deliciosos bosques con puntos de observación de aves, son el reclamo perfecto para disfrutar de un sinfín de actividades al aire libre. Aquí la naturaleza entra de lleno en el interior del visitante llenando de matices el aire, la vista y el oído. Se huele la sal del mar, se escucha el azote del viento y se contempla tonalidades de cielo inimaginables. En el cercano Café Fyren; un restaurante encantador que proporciona un ambiente acogedor y buena cocina realizada con esmero, se puede sumar al paladar todas las bonanzas de Suecia. Pero para todos los que llegan hasta Bjuröklubb, uno de los puntos más orientales del país, la estrella indiscutible es el Bjuröklubbs Fyr, el faro construido en 1859. La construcción está pintada en amarillo como si de un homenaje a la luz se tratara. Ubicado a 50 metros de altitud sobre el mar, en una pequeña península, las vistas panorámicas alcanzan su mayor esplendor durante el Sol de Medianoche, cuando cercano el crepúsculo, la luz y el color siguen siendo los protagonistas. Cuando llegado el momento sea la hora de cerrar las ojos, el faro seguirá presente en nuestros sentidos, a través del sonido de las olas y del mar, en ocasiones bravo y enfurecido, en otras suave y atemperado.


Más información: Bjuröklubb. Tiene capacidad para 8 personas distribuidas en cuatro habitaciones. Posee además una cocina y un baño completamente equipados, un salón comedor con vistas al mar y prismáticos disponibles para la observación del entorno. Es posible alquilar el uso de todo el faro por aproximadamente 1.200 KR (133 €). Tanto el restaurante como el faro están equipados con plataformas para facilitar el acceso a las personas en sillas de ruedas.


Toda la información generada en Redes Sociales sobre el Blogtrip a Laponia Sueca, se puede consultar con el hashtag #LaponiaSueca.



2.- Dormir en un iglú
También en Laponia, pero esta vez en la región de Saariselkä que pertenece a Finlandia, existe un lugar donde es posible contemplar las auroras boreales desde el confort y el calor de una cómoda cama. Se trata de los iglús de cristal de Igloo Village Kakslauttanen un complejo pensado para disfrutar y cazar auroras boreales cómodamente. Kakslauttanen está situado a 35 Km. del aeropuerto de Ivalo y aunque el paisaje nevado pueda hacerte pensar que estás en medio de la nada, la verdad es que estás a los pies de la colina Kaunispäa, al borde de un lago y junto a un río, que proporcionan un amplio abanico de posibilidades y de actividades de ocio al aire libre. La naturaleza salvaje que te rodea, se manifiesta en todo su esplendor cuando el cielo se tiñe de halos de luz de colores brillantes y tus pies crujen bajo la nieve, con el único sonido de tu corazón latiendo fuertemente y envolviéndolo todo. Nos encontramos al norte del Círculo Polar Ártico, la probabilidad de coincidir con el fenómeno de la aurora boreal, en la época adecuada, es alta. La ventaja de dormir en un iglú de cristal es que duermes bajo las estrellas sin importar el frío del exterior; ideal si no quieres pasar penurias y para contemplar el espectáculo nocturno todo el tiempo que quieras.


Más información: El Hotel & Igloo Village Kakslauttanen dispone de 20 iglús de cristal transparente (son especiales para impedir que el calor interior los empañe) con capacidad para dos personas. Cada iglú dispone de un pequeño baño con cristales velados para no ser visto en esa zona íntima. El coste de una noche oscila entre 170 y 224 € por persona, según la temporada. El complejo dispone de otros tipos de alojamientos y ofrece excursiones y actividades tanto en verano como en invierno.


3.- Dormir en la selva
Muchos pensarán que dormir en la selva es tan fácil como plantar la tienda de campaña o montar un campamento y solucionado el problema, pero desde que viví la experiencia en Laos, lo que tu estás pensando es concretamente “dormir en una tienda de campaña en la selva” y yo lo que quiero explicarte es la diferencia que hay en “dormir en la selva”. Para ello Kamu Lodge ha preparado una veintena de enormes tiendas de campaña que quedan integradas en la selva. Para ello han realizado una cubierta con hojas que camufla la estructura, el agua caliente se obtiene de paneles solares y se ha respetado al máximo el entorno. Numerosos y amplios ventanales realizados con mosquiteras permiten que el sonido de los animales y el olor de la selva esté latente en el interior de las tiendas. Así se evitan posibles encontronazos con insectos de esos que aterrorizan a las chicas sin quedarnos con el cri-cri nocturno de la orquesta filarmónica de la selva. Complementan tan sonora experiencia un especial cuidado por los detalles de la acomodación. Cada tienda dispone de muebles tradicionales rústicos realizados en bambú y madera que ofrecen desde un rincón de relax en el porche hasta la mejor comodidad posible para el dormitorio y el baño. El ambiente que se respira en este tipo de alojamiento es el del viajero decimonónico, en plena excavación arqueológica. Aquí me sentí intrépida viajera, seguramente a causa de la Lao Beer ( a 2 $ la lata).


Más información: A Kamu Lodge sólo se puede llegar a través del río Mekong. Ofrece trabajo y vías de desarrollo del poblado Kamu que se encuentra en sus inmediaciones. Es posible realizar algunas actividades como plantar arroz, pescar en el río o ir en busca de oro. El precio de la estancia por noche ronda los 84 € por persona.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…