13 septiembre 2016

Campo de concentración de Auschwitz

Polonia
Mapa con la situación de los Campos de concentración de Auschwitz I y Auschwitz II-Bikernau
En 1940 los nazis crearon un campo de concentración y exterminio llamado Auschwitz y en 1945 el campo de Birkenau, situado en Brzezinka, a 3 Km. del primero. Ambos recintos formarían el mayor campo de concentración creado por el Tercer Reich. Se estima que entre 1.100.000 y 1.500.000 prisioneros, la mayoría judíos, fueron privados de alimentación, torturados y asesinados en estos campos. La segunda población mayor exterminada en estos campos de concentración fueron polacos.

La visita guiada permite ver algunos recintos originales que han sido rehabilitados como espacio explicativo y museístico, varios metros de alambradas y torretas de vigilancia. Las cámaras de gas y los hornos crematorios hubieron de ser reconstruidos, ya que los nazis se aseguraron de que quedaran destruidos cuando perdieron la guerra. El conjunto de Auschwitz-Birkenau fue declarado en 1979 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. 

Alambrada y torreta de vigilancia
El Campo de concentración de Auschwitz (nombre alemán) se encuentra situado en la población de Oświęcim (Polonia), que se encuentra a 70 Km. de Cracovia. Si tenéis que preguntar por él en Polonia es mejor no pronunciar el nombre alemán (aún guardan cierto rencor a alemanes y rusos) es mejor centrarse en la palabra Oświęcim.

Se puede ir en transporte público desde Cracovia, pero no se encuentra donde dice mi querida guía Lonely Planet Polonia, para haberme costado 22.9 € le saqué poca información durante mi viaje que sirviera para algo. Los microbuses a Oświęcim salen de la estación de autobuses de Cracovia situada bajo el Centro Comercial de las Galerías Krakowska. El billete se puede comprar al conductor y cuesta 14 PLN (3.4 € aprox.) por persona, pero os recomiendo contratar alguna excursión en una agencia local, ya que el autobús de regreso no permite mucho margen de tiempo si se quieren hacer todas las visitas y por lo que cuesta: 79 PLN (19 € aprox.), vale la pena, ya que incluye transporte ida y vuelta, guía y entrada a los 2 campos de concentración, en total, una completa excursión de 6 horas. Nosotros haciéndolo por libre nos costó 76 PLN y sufres más las aglomeraciones, las colas y la ineptitud de los polacos para informar con carteles explicativos en cualquier idioma que no sea el suyo, dónde hay que ir y cómo funciona el tema. 

Mapa Campo de Concentración
Mapa de Auschwitz
Auschwitz no se puede visitar por libre hasta pasadas las 15 h. En muchos lugares leerás que la entrada es gratuita, pero no se puede entrar sin guía, y el guía cuesta 45 PLN (11 € aprox.) por persona. El acceso con mochilas y bolsos de tamaño normal está prohibido y obligan a dejarlas en una taquilla que cuesta 3 PLN (0.75 € aprox.). Si vas en excursión organizada puedes dejar tus pertenencias en el interior del autocar. Un autobús lanzadera gratuito comunica Auschwitz con Birkenau, pero es difícil llegar a la hora para volver en el último autobús que sale hacia Cracovia (tenéis los horarios en la parte de abajo).

Mi experiencia personal en Auschwitz
Auschwitz es uno de esos lugares terroríficos que deben visitarse, aunque no tenga ningún sentido su visita. Aquella frase tan utilizada de “para que no se olvide” os puedo asegurar que no tiene pies ni cabeza. Los descendientes y familiares de las víctimas no lo olvidarán mientras vivan y los que permitieron tanta atrocidad, su existencia no les va a impedir cometer otra barbaridad o que se repita una masacre. A estas alturas ¿alguien sabe cuántos muertos civiles lleva Siria o Yemen? Pues eso.

Reconstrucción Auschwitz
Reconstrucción de los hornos crematorios con las piezas metálicas originales
Si llegas a Auschwitz con el microbus que sale desde Cracovia, el conductor te dejará “en la puerta”, una puerta sin indicaciones, señales, cartel o papel pegado con celo, la nada informativa más absoluta, a excepción de aquel dedo de conductor indicando que por ahí se llega. En unos segundos comprenderás que estás entrando por el aparcamiento, tras evitar que te atropellen ya que no hay acera peatonal o camino de cabras entre la maleza que te evite la circulación de coches y autocares, empezarás a ver gente, mucha gente. No busques la indicación de las taquillas, no las hay, tampoco algo que indique venta, “tiques”, “ticket”, “tiket” de entrada. La religión, humanidad, carácter, sentido común o hipocresía no les permite, quieren, desean, cobrar entrada a este solemne sitio. Aunque no se puede visitar sin un guía oficial, no se permite la entrada por libre, así que hay que encontrar el lugar donde comprar un guía, reservarlo, alquilarlo o pillarlo. Tranquilos, tampoco está anunciado, dirígete donde pone INFO (es ahí ¿lo ves en la fotografía). La lógica te hará buscar la fila o cola más larga (cuidado que el uso de los lavabos es también de pago: 1.5 PLN por persona), pero la entrada a Auschwitz es gratuita, o eso leerás por ahí.

Con un poco de suerte tu espera, a no sé sabe qué taquilla, durará 1 hora o 1 hora y media al sol. Somos prisioneros del turismo, aunque no esperamos morir, la insolación y la deshidratación acechan en pleno mes de agosto (lleva agua suficiente y comida, aunque no puedas entrarla dentro te servirá para soportar la espera). Una nota que me viene a la cabeza y lo dejo caer aquí: Auschwitz es “Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO” ¿dónde van a parar las subvenciones? ¿sólo es para la conservación y el mantenimiento? ¿No hay control del estado, la manera de trabajar y el servicio que se les da al gran número de visitantes?

Aquí se compra el acceso
Caótico sistema para la venta de entradas a Auschwitz
En cuanto llegues al chiringuito informatizado tipo caravana de churros con chocolate te darás cuenta que no has hecho la cola en vano y que aquí es donde puedes decirle a alguien ¡quiero entrar! Serán las únicas palabras de júbilo que te oirá decir la taquillera. La segunda es el idioma en el que quieres escuchar la visita guiada, el español lleva agotado semanas, así que responderás inglés porque es la hora más cercana que tienes a la vista. Lo tuyo no es optimismo por los idiomas, es desesperación. En un ratito entrarás, pero antes puedes ir a la librería y agenciarte un libro-guía de Auschwitz en blanco y negro ¡no vayamos a parecer insensibles! utilizando color en un lugar como este y lo mejor es su económico precio 5 PLN (1.25 € aprox.).

Los carteles que indican que debes dejar las mochilas y bolsos de gran tamaño van en serio, muy en serio, pero no sólo los de gran tamaño, incluso el tamaño medio-bolsa-bolso normal en el que cabe tu documentación, el monedero y una botella de agua están prohíbidisimos y más si eres tú, ya verás como siempre hay uno o una con una mochila-bolso-bolsa más grande que la tuya disfrutando de la visita con ella a sus espaldas. Pero te recomiendo que no insistas, deja la maldita bolsa en las taquillas y no te preocupes si no hay sitio, porque no lo hay, debe ser que el sitio es nuevo y aún no tienen cifras del millón y medio de visitantes anuales que reciben. Tú tranquilo que en el suelo caben muchas bolsas-bolsos-mochilas.

Polonia
Grupo de jóvenes con la bandera de Israel en Auschwitz
Después de la cola bajo el sol tipo prisionero, llega la identificación de judíos, polacos, franceses, ingleses, chinos, sí, igualito que en los viejos tiempos, pero esta vez en modo “etiqueta adhesiva”. Una etiqueta es lo único que indica la hora de entrada y el idioma de tu visita en grupo. La taquillera te ha dicho que tienes que estar 20 minutos de la hora en la puerta y como eres muy obediente y vas medio perdido pues te vas con tiempo suficiente a la siguiente cola que ya es un tumulto de gente, apiñada, sin control, con ganas de entrar en Auschwitz. ¡Qué rápido cambiamos-olvidamos la historia!

Tras ver como la gente quiere colarse antes de su hora, ver que sólo hay una persona comprobando la “etiqueta adhesiva” e intentar que no te pisoteen en el tumulto, llegas a donde están los policías con los detectores de metales, es la antesala donde puedes recoger los auriculares que te permitirán escuchar a la guía acompañante a cierta distancia mientras tus ojos recorren el lugar.

¿Qué te vas a encontrar en Auschwitz?

Polonia
Puerta Principal al Campo de concentración Auschwitz I con la sarcástica frase: “Arbeit macht Frei”
  • La Puerta Principal al Campo de concentración Auschwitz I con la sarcástica frase: “Arbeit macht Frei” (el trabajo hace libre). Por aquí pasaban los prisioneros que los alemanes habían dejado “vivir” para que trabajaran en las fábricas, minas o en el mismo campo de concentración.
  • Torres de Vigilancia y alambradas.
  • Horno crematorio.
  • Paredón de ejecuciones situado entre el bloque 10 y 11.
  • Horca colectiva.
  • Los edificios donde vivían los reclusos y que en la actualidad muestran diferentes exposiciones y salas con explicaciones:
Zyklon B utilizado en Auschwitz
Documentación sobre la utilización del Zyklon B y producto sin utilizar
En el Bloque 4 hay una urna con cenizas en memoria de los que perdieron la vida en Auschwitz. Documentación como el registro de defunciones con intervalos de 5 minutos y causas de la muerte ficticias. Fotografías originales de la selección de los deportados; el 70% de los que llegaban hasta aquí pasaban directamente a la cámara de gas. Una maqueta de una cámara de gas con capacidad para 2.000 personas y del crematorio número II. En una vitrina se muestra el producto que utilizaban los nazis en las cámaras de gas llamado Zyklon B. Entre 5 y 7 kilos de Zyklon B eran suficientes para matar entre 1.500 a 2.000 personas. En Auschwitz se gastaron en 1 año 20.000 kilos, si tenemos en cuenta que el campo de concentración funcionó durante 4 años, es muy fácil llegar a la cifra de alrededor de 6 millones de muertos. En el Bloque 5 se encuentran algunos de los objetos que traían consigo los prisioneros como ropa, zapatos, maletas, utensilios de cocina e incluso su pelo. En el Bloque 6 se exponen las fotografías tomadas a los presos con sus números identificativos. 

Llegado a este punto, creo que no hace falta entrar en más detalles de lo que es y fue el Campo de concentración y Exterminio de Auschwitz. He visitado otros lugares donde el asesinato se permitió, donde la sensibilidad humana desapareció y la locura tomó las riendas de la vida: La Casa del Terror y Tuol Sleng: 2 lugares que no deberían haber existido jamás. Os dejo la página web del Museo Auschwitz-Birkenau por si queréis ampliar información.


Más información: Web: Memorial Museo Auschwitz-Birkenau. Horario de los autobuses con salida desde Auschwitz y dirección a Cracovia: 10:51, 11:11, 11:51, 12:11, 13:11, 13:26, 15:36, 15:51, 16:06 y 17:21.

Toda la información generada en Redes Sociales durante mi viaje de 3 semanas por Polonia puede consultarse con el hashtag #PDPolonia

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total