Ir al contenido principal

Fam trip a Serbia

Las guerras causan un daño de incalculable valor en los países y en las personas damnificadas, pero también quedan en la memoria de los espectadores impasibles y los ciudadanos del mundo durante más tiempo del que perdura la lucha.

Quizás ese es el motivo, por el que países con un gran potencial turístico permanecen invisibles a los ojos de viajeros y turistas. Serbia es uno de ellos, un país devastado una y otra vez durante centurias y que en el último siglo ha sufrido hasta 4 conflictos armados de gran envergadura: Primera Guerra Mundial, Segunda Guerra Mundial, Desintegración de Yugoslavia y Guerra de Kosovo.

Reconozco que la invitación de Jaume Aloy responsable de Viajar a Serbia de conocer Belgrado; la capital del país, y algunos de los tesoros que se encuentran cerca, me atraía enormemente (no porque siempre hubiera deseado ir, sino porque estaba ante un destino totalmente ignoto y del que no sabía casi nada “bueno”). Esa ignorancia, añadido a la ausencia de documentales, reportajes en revistas de viaje o guías del país, me daba bastante respeto. Desconocía por completo, qué podía encontrar en ese territorio virgen para mí, y lo que es más importante, me preocupaba si como generadora de contenido e “influencer viajera” encontraría algo destacado para poder hablar de ello en el blog de Planeta Dunia y además en el blog de Vueling que me abría sus puertas con este destino.


Por suerte, Mirjana Ljubinković; la gerente de la empresa Glob Metropoliten Tours que organizaba el fam trip (viaje de familiarización para periodistas, operadores turísticos y agencias de viajes para que se “familiaricen” con el destino) nos esperaba para mostrarnos, en una sala de reuniones del Radisson Blu Old Mill Hotel de Belgrado, su idea de viaje. Allí pude contemplar tres vídeos sobre la oferta turística de Serbia y ¡empezar a relajarme!, quizás unos meses antes no hubiera incluido a Serbia en mi lista de viajes, pero una vez en suelo serbio, descubría alguna de esas pequeñas maravillas que son únicas y que merecen ser acariciadas con palabras. ¿Quieres conocerlas?

Aquí tienes una ruta de aproximación a Belgrado, para que viajes a esta capital de Europa poco masificada por el turismo. Mientras os dejo con esta frase de Duško Radović:

Quien tenga la suerte de despertar una mañana en Belgrado, ya tiene suficiente.
Si insistiera en hacer otra cosa, pecaría de insolencia

El hashtag #GlobSerbia2015 reúne la información y fotografías subidas en Redes Sociales durante mi viaje a Serbia y el trabajo de mis compañeros de viaje: Central de Receptivos, Taranná, 5 Estrellas Club, Te Llevo donde quieras, Pedratour, Kiero Travel y H Pass Tours. Gracias a todos por la experiencia y por continuar apostando por los bloggers de viaje para promocionar los destinos.

Me parecía que dar toda esta información era importante para situaros, pero me parecía excesiva como introducción al post de viajes, así que perdonármelo ;-)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…

Pals: el pueblo medieval más famoso del Baix Empordà

La Costa Brava (Girona) está plagada de lugares con encanto, uno de los pueblos medievales más conocidos en la comarca del Baix Empordà es Pals. El municipio posee uno de los recintos góticos mejor conservados de Catalunya ideal para descubrir en una mañana.
Dejamos nuestro coche aparcado junto a una casa fortificada del siglo XV conocida con el nombre de Ca la Pruna que ha sido restaurada y ejerce como Museo Casa de Cultura. En su interior se expone una colección de herramientas para trabajar el campo y el legado del primer farmacéutico de Pals. Nuestros pasos se dirigen hasta la Plaça Major donde se encuentra la Oficina de Información Turística, el Ayuntamiento de Pals y una de las puertas de acceso al recinto amurallado.
El barrio antiguo de Pals se conoce con el nombre de El Pedró. Tras cruzar el arco gótico nos adentramos en el Carrer Major, plagado de casas construidas en piedra decoradas con ventanas ojivales y balcones que, sin importar la época del año, son un hermoso calido…

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…