05 octubre 2014

¿Qué comprar en Turquía?


Turquía es uno de esos países donde ir de compras es un verdadero placer para los sentidos. Incluso la disparatada actividad de comprar souvenirs se puede volver en un divertimento digno de ser recordado. Yo misma viví una de las experiencias de viaje más rocambolesca comprando un recuerdo en Turquía, pero eso os lo contaré otro día.

No importa el presupuesto que tengas para gastar en recuerdos, en Turquía tienes un sinfín de recuerdos desde 1 € que harán las delicias de vuestros amigos y familiares. Hasta vuestra casa os agradecerá un recuerdo digno de las Mil y una Noches. ¡Comenzamos con la lista!

Ojos turcos
Son un amuleto contra el mal de ojo, sirven de protección en el hogar y también para los conductores. Se pueden encontrar en una infinidad de tamaños y estilos, pero el más auténtico es el redondeado de color azul y fabricado en cristal. Por unos pocos euros encontrarás imanes de nevera, llaveros, colgantes, pulseras, etc... con este simpático objeto. La mayoría de los turcos llevan uno encima, otro en el coche y tienen al menos uno en casa, así que no estamos hablando de un recuerdo para turistas; “ojo al dato” ;-)

Pipas de agua, el narguile oriental
La pipa de fumar más famosa en Egipto, Jordania o Túnez, también se puede encontrar en Turquía. Se trata de un objeto delicado ya que dispone de un recipiente de cristal que sirve de depósito de agua, de un tubo con soporte para el tabaco y el carbón, así como una manguera por donde se aspira el tabaco. Se pueden encontrar diminutas narguiles decorativas y otras funcionales, que realmente sirven para disfrutar del tabaco aromático tumbado cómodamente en casa. Según el precio puedes encontrar pipas más o menos adornadas con dibujos dorados pintados a mano, flecos y filigranas más o menos recargadas. Si te decides a comprar una, no temas por la adquisición de tabaco, boquillas o carbón. En tu ciudad de origen no será ningún problema encontrar en el estanco, tabaco para pipa sabor manzana, vainilla, melocotón, etc...

Alfombras turcas
Uno de los regalos más caros que puedes adquirir en Turquía es una auténtica alfombra turca. La más barata te costará más que el viaje que te ha llevado hasta el país de los sultanes. Pero si aún así caes prendado ante una alfombra, has de saber que son únicas por muchos motivos. Las alfombras turcas tienen dos urdimbres y una trama que se va anudando mediante el nudo gordiano. Este exclusivo nudo doble asegura doblemente la lana confiriéndole mayor resistencia a la alfombra. Si quieres saber cómo detectar el nudo gordiano, acaricia la alfombra. En una dirección el tacto es suave, sedoso, estás siguiendo el sentido del pelo, si lo haces en dirección opuesta, estarás yendo a contrapelo y lo notarás. Otra de las características que hacen que las alfombras turcas sean sublimes es que pueden cambiar de color y/o tonalidad según del lado desde donde las mires. Dependiendo del tamaño, las alfombras alcanzan un precio desorbitado, es lo único malo que tienen. Si tu compra la realizas en una fábrica-escuela de alfombras, has de saber que las alumnas que acaban el curso de tejeduría pueden tejer en casa gracias al préstamo de la escuela de un telar. Es una forma de ayudar en la economía familiar, así la vida privada en las zonas rurales no se paraliza y las mujeres pueden optar a unas ganancias sin abandonar sus quehaceres diarios. Así que es la compra más responsable de todas las que puedes hacer.

Especias, té, lokum y otros placeres gastronómicos
Al hombre se le conquista por el estómago y ¡a las mujeres también! Ya sea en el popular Misir Çarşisi; el Bazar de las Especias de Estambul, o en cualquier otro mercado, una de las cosas que debes traer a casa de Turquía es una delicia gastronómica. Canela en rama para tus postres caseros o té negro o de sabores (el de manzana es muy popular ya que se puede tomar frío o caliente). Para trasladarte desde casa a tus viajes orientales cualquier condimento sirve si te exalta los sentidos, así que te recomiendo comprar una caja de Delicias Turcas o lokum; unos dados de colores blanditos que puedes regalar (seguro que te arrepientes) o degustar en tu hogar. Los lokum de pistacho son un pecado mortal para la dieta porque cuando empiezas ¡no puedes parar! Dátiles, higos, orejones (melocotones secados al sol)... ¿sigo?

Regalos originales
Si a estas alturas sigues con dudas de qué comprar en Turquía, la lista de regalos originales y bien de precio es interminable, sólo tienes que adentrarte en uno de los múltiples mercados que encontrarás en las ciudades, autopistas o miradores. Colonias de limón (las encontrarás a muy buen precio en Tahmis Caddesi; una calle paralela al Bazar de las Especias donde compran los estambulitas), lámparas o portavelas de cristal (las hay tremendas, lo siento Ikea no tienes nada que hacer ante un farol turco). Para finalizar y si no queréis complicaros demasiado encontraréis pashminas, fundas de cojín, cobertores de cama, cerámica y todo aquello que la imaginación turca puede ofrecer hasta ¡viagra natural!

Si te ha gustado este post y te gusta ir de compras en tus viajes, quizás te interese leer ¿Qué comprar en la India?

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total