25 abril 2013

Matmata, pueblo troglodita


Matmata es un lugar sorprendente y de lo más curioso, queda situado en el suroeste de Túnez, a 600 metros de altitud en lo alto de una colina. Se dio a conocer al mundo gracias a la película La Guerra de la Galaxias donde George Lucas filmó algunos exteriores del planeta ficticio Tatooine.

Por el paisaje de Matmata se desarrollaron muchas escenas de la película; como la carrera de Anakin Skywalker o su casa natal, convertida en la actualidad en un hotel que puede ser visitado pero al que le dedicaré un post otro día. Hoy os quiero llevar a la Matmata real.

La vegetación de la zona es más bien escasa, está sembrada de arbustos espinosos y como mucho hay un puñado de palmeras. Quizá por esas duras condiciones climáticas es porque este pueblo troglodita se encuentra escondido bajo tierra. Las viviendas están excavadas en la roca de característica muy maleable y fácil de trabajar, ideal para construir extraordinarios edificios bajo tierra.

Las viviendas, realizadas en adobe, quedan excavadas junto a cráteres de roca y arena del mismo color, dando al paisaje un aspecto bastante lunar y simétrico. Esto explica la acertada elección de George Lucas para simular un planeta desértico en la película Star Wars. Algunas de las construcciones que se mantienen en pie (en 1969 muchas de ellas se derrumbaron a causa de las lluvias torrenciales) siguen siendo utilizadas como viviendas y pueden ser visitadas por los curiosos.

La mayoría tienen un túnel de acceso que se dirige a un patio interior abierto y de forma circular. El patio sirve para otorgar luz a las dependencias que se abren alrededor y que pueden estar construidas en una o dos alturas. La principal ventaja de tener habitaciones alojadas en la roca es que se vuelven isotérmicas, es decir que la temperatura es constante. Permanecen cálidas en invierno y frescas en verano, con una media de 18 grados de calor.

Los pocos habitantes que siguen viviendo en estas casas lo hacen manteniendo sus costumbres, “a la antigua usanza” alejados de comodidades. Tienen algunos animales para extraer leche (ya sean cabras o camellos), fabrican su propio pan moliendo los cereales con dos piedras, tejen alfombras para vender y siempre, siempre, tienen una sonrisa y un té para el viajero que llega cansado.

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total