Ir al contenido principal

Parque Arqueológico de Neápolis: la Ciudad griega de Siracusa

En el Parco Archeologico della Neapolis (Parque Arqueológico de Neápolis) se encuentra uno de los yacimientos más importantes de Sicilia y el mayor complejo arqueológico griego de la isla. Ha conservado un conjunto de restos de edificios griegos rodeados de cuevas de piedra caliza que a pesar de su aparente abandono merece la pena visitar. En 2005 la ciudad antigua de Neápolis fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Anfiteatro
Anfiteatro romano de Siracusa
El Anfiteatro romano de Siracusa se construyó en la colonia militar por deseo expreso de Augusto en el año 21 a.C. y con modificaciones posteriores que se alargaron hasta el siglo III d.C. El Anfiteatro presenta una cávea de planta elíptica, similar a la del Coliseo de Roma, pero de 140 metros de largo y 119 metros de ancho, con tres niveles y un pórtico encima. Los anfiteatros tienen forma circular u ovalada mientras que los teatros son semicirculares. Por desgracia, a partir de 1526 las piedras del anfiteatro fueron utilizadas por los españoles para construir las murallas de Ortigia, destrozando el monumento. En la actualidad el anfiteatro parece abandonado a su suerte por los responsables del lugar mientras se llena de basura y dejan crecer las malas hierbas.

Altar
Altar de Hierón II, Siracusa
El Ara di Ierone II (Altar de Hierón II) fue el altar helénico más grande de la antigüedad, su planta rectangular medía 198 metros de largo por 22'6 metros de ancho, de la que sólo se conserva el basamento. Fue construido y en parte excavado en la roca, en el siglo III a.C. durante la tiranía de Hierón II y en él se realizaban sacrificios de animales. En el altar sacrificial se llegaban a ejecutar hasta 400 bueyes al día en honor a Júpiter.

Teatro
Teatro griego de Siracusa
El Teatro griego de Siracusa es obra del arquitecto Demókopos y fue esculpido en la roca de la colina Temenite en el siglo V a.C. y ampliado posteriormente en el siglo II a.C. Es el primer teatro en piedra de la Antigüedad, aquí el dramaturgo griego Esquilo representó su tragedia Etneas en el año 476 a.C. y uno de los teatros griegos más grandes del mundo. La grada medía 138’6 metros de diámetro y la cávea estaba dividida en 9 sectores con 67 filas (de las que quedan 46 ya que los españoles utilizaron la piedra para fortificar Ortigia) y donde se podían sentar 16.000 espectadores. Restos de los nombres de la familia real pueden verse en los asientos del lado occidental. Aún hoy, en el Teatro de Siracusa se realizan representaciones griegas en la temporada anual de teatro clásico.

Oreja de Dionisio
Exterior e interior de la Oreja de Dionisio
Latomia del Paraíso fue la cantera de piedra caliza horadada por los prisioneros atenienses del tyrannos (jefe o rey) Dionisio I (432-367 a. C.). 7.000 supervivientes de la guerra entre Siracusa y Atenas del año 413 a.C. trabajaron en esta cantera para extraer la piedra con la que construir la ciudad de Siracusa. Aquí se encuentra la cueva bautizada por Caravaggio como Orecchio di Dionisio (Oreja de Dionisio), una cueva con forma puntiaguda de 23 m. de altura, de 5 a 11 m. de ancho y 65 m. de profundidad con excepcional acústica. La leyenda cuenta que el tirano Dionisio escuchaba cualquier murmullo de sus prisioneros con acercar el oído en una de sus grietas. En la Grotta dei Cordari (Gruta de los Cordeleros) trabajaron desde el siglo XVII los artesanos del cáñamo gracias a las numerosas infiltraciones de agua que se deslizaban por sus paredes.

Más información: Dirección: Viale Paradiso 14. Horario: de 8:30 a 19:30 h. Entrada: 10 €. Entrada combinada con el Museo Arqueológico Regional de Siracusa: 13’5 €. Aparcamiento: El Parque Arqueológico de Neápolis está rodeado de una zona azul donde las máquinas expendedoras de billetes son dañadas intencionadamente por los "gorrillas" que pululan en las inmediaciones con total impunidad de la policía municipal afincada en la puerta de entrada al recinto. Nada más aparcar se acercará un tipo a venderte un cartón de aparcamiento por 2 € que en realidad vale 0’8 € y te da derecho a 60 minutos de aparcamiento. Los cartones donde se debe marcar la hora de llegada y la fecha se pueden adquirir al precio oficial en el primer bar del recinto donde se compran los billetes de entrada a la Neápolis de Siracusa.

Tumba de Arquímedes
Tumba de Arquímedes
En Siracusa nació en el año 287 a.C. uno de los científicos más importantes de la Antigüedad clásica: Arquímedes que murió en manos de los romanos tras el asedio del 212 a.C. Dicen que la supuesta Tumba de Arquímedes se encuentra en la Necrópolis de Grotticelli, en la Via Ettore Romagnoli de Siracusa, cerca de la Puerta de Agrigento, donde fueron esculpidos una esfera y un cilindro por orden del propio matemático. Alguna vez se debió poder acceder a la Tumba de Arquímedes desde el Parque Arqueológico de Neápolis, pero en la actualidad el acceso está cerrado y sólo puede verse desde la calle.

Museo Arqueológico
Museo Arqueológico Regional de Siracusa Paolo Orsi
Junto a la Basílica Santuario della Madonna delle Lacrime, en el Viale Luigi Cadorna de Siracusa hay aparcamiento gratuito. Lo que nos permite comer y visitar con tranquilidad el Museo Arqueológico Regional de Siracusa Paolo Orsi; el museo más importante de Sicilia, aunque carece de indicaciones suficientes y no hay aire acondicionado en verano. Se encuentra situado en el Parque de la Villa Landolina, en un edificio de 3 plantas y con 13.000 m2 de exposición. La visita empieza en el sótano donde tienen la colección de monedas que abarca desde las piezas griegas acuñadas en Sicilia hasta ejemplos de monedas bizantinas, árabes, normandas y las de Federico II. El recorrido sigue en la planta baja en un recorrido cronológico que empieza en el paleolítico, neolítico, Edad del Cobre y Edad del Bronce. 

Museo Arqueológico Regional Paolo Orsi
Sarcófago de Adelfia, Museo Arqueológico Regional de Siracusa Paolo Orsi
En las siguientes salas dedicadas a las colonias griegas de Naxos, Megara Hyblaea, Siracusa, Grammichele, Gela y Agrigento donde destaca el Efebo de Lentini, la Venus Landolina del siglo II d.C. o la Venus Anadiomena (surgida de las aguas) del siglo I a.C., la estatua jónica de una Diosa de Grammichele del siglo IV a.C., la estatua en bronce de un atleta del 460 a.C. atribuida a Pitágoras y el Sarcófago de Adelfia del siglo IV hallado en las Catacumbas de San Juan que se exhibe en la última planta.

Más información: Dirección: Viale Teocrito 66. Horario: de martes a sábado de 9 a 18 h. Domingos y festivos de 9 a 13 h. Lunes cerrado. Entrada: 8 €. Entrada combinada con el Parco Archeologico della Neapolis: 13’50 €.

Dónde comer en Siracusa

Bar Teocrito di Riccioli
Penne all'Arrabbiata del Bar Teocrito di Riccioli Gianluca
Comemos junto al Museo Arqueológico de Siracusa, en el Bar Teocrito di Riccioli Gianluca donde sirven ensaladas por 7 €, platos de pasta y lasaña por 6 €, platos de carne por 8 €, cervezas de 66 cl. por 5 € y cafés por 1 €. Buen servicio, platos correctos y no cobran por servicio, ni cubierto. Dirección: Viale Teocrito 71, Siracusa. Teléfono: 0931 464 098.

Toda la información generada en redes sociales durante mi viaje por Sicilia puede consultarse a través del hashtag #PDSicilia

Comentarios

Los viajes más populares

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

Recorrido por Cáceres: nos adentramos en su muralla

Qué ver dentro de la Muralla de Cáceres En el interior de la muralla de Cáceres te esperan hasta treinta edificaciones que merecen un punto y aparte en un recorrido por la ciudad. El texto que viene a continuación es más largo de lo que acostumbro a escribir en el blog, pero sé que muchos vais a querer disfrutar de una escapada completa a Cáceres . Así que he recogido en una ruta algunos de los edificios y lugares que más me gustaron, ya sea por su historia, delicadeza constructiva o valor patrimonial. Para los que os agoten las palabras podéis dividir el texto por núcleos de interés, concretamente por plazas, así volveréis para recorrer Cáceres una y otra vez, sin agotaros. Feliz lectura. A la izquierda la torre del Palacio Toledo-Moctezuma y a la derecha patio del Palacio de Carvajal - El Palacio Toledo-Moctezuma . El edificio original fue construido entre los siglos XIV y XV en estilo renacentista, aunque sufrió grandes reformas a finales del siglo XVI por ord

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color