Ir al contenido principal

Sant Esteve Sesrovires: entre masías y edificios modernistas

Cava Roger Goulart
Antiguo almacén de Canals i Nubiola, ahora del Cava Roger Goulart
En el diminuto centro urbano de Sant Esteve Sesrovires (Baix Llobregat) aún se conservan edificios de principios del siglo XX. La época en la que el modernismo florecía alrededor de las viviendas y negocios de los pequeños burgueses y comerciantes que se ganaban el sustento con la viña. El conjunto de masías antiguas de Sant Esteve Sesrovires es un rico patrimonio que te trasladan al pasado, cuando la vida giraba en torno a la cosecha y al trabajo duro de la tierra. Sant Esteve Sesrovires ofrece un conjunto histórico de carácter rural conformado por un conjunto de masías, pero donde también destacan los edificios modernistas. Próximo a la ciudad de Barcelona Sant Esteve Sesrovires nos traslada al pasado, cuando la vida en el campo era el motor económico de esta comarca.

Edificios modernistas
A la izquierda Cal Ferrer y a la derecha el edificio del Casino
En el Carrer de Sant Joan 15 se encuentra el edificio del Casino de planta rectangular y construido entre 1920 y 1925 en ladrillo y actualmente pintado en blanco. Destaca la decoración de la fachada principal a base de molduras y elementos florales en color teja. En Carrer Germans Bach 32 se encentra Cal Ferrer; un edificio del 1928 con una colorida fachada decorada con un esgrafiado de un herrero trabajando en la forja. En la primera planta destaca un balcón que recorre las dos ventanas que lucen un marco profusamente decorado.

Iglesia Parroquial de Sant Esteve Sesrovires
Iglesia Parroquial de Sant Esteve Sesrovires
El centro histórico de Sant Esteve Sesrovires se encuentra en la Plaça del Dr. Tarrés, donde se alzan algunas viviendas de estilo modernista, el Ayuntamiento y la Iglesia Parroquial de Sant Esteve Sesrovires, llama la atención por la altura de sus dos torres campanario que flanquean la puerta principal de estilo gótico. El templo fue construido en 1889 sobre un edificio anterior del siglo XVII actualmente desaparecido. En la obra de construcción participó la mayor parte de la población aportando dinero y mano de obra, ya que los diversos intentos por construir una iglesia nueva anteriormente habían fracasado por falta de recursos. La iglesia consta de una nave central, mayor y más alta, que las dos naves laterales decoradas con capillas. El edificio mezcla un estilo neogótico con uno neorrománico de líneas neomedievales, obra del arquitecto Josep Domènech i Estapà. El templo adopta soluciones de la tradición románica con un ábside semicircular y un transepto. En las ventanas pueden verse vidrieras con la representación de santos y en el tímpano de la puerta hay esculpida la figura de Sant Esteve y en bajorrelieve escenas de su martirio.

Masia Can Canals i Nubiola
Masia Can Canals i Nubiola
En la calle perpendicular al campanario situado a la izquierda, se encuentra la Masia Can Canals i Nubiola, construida por el arquitecto Ignasi Mas i Morell a petición de Josep Canals, propietario de los terrenos que actualmente ocupan tres calles. En el año 1860 se inicia la construcción de la cava Sant Jordi situada bajo la masía, primero como fresquera y a partir del año 1882 para la elaboración y crianza de botellas de cava. Años más tarde siguió la perforación de las nuevas cavas a 30 metros de profundidad, juntamente con los edificios de la bodega y de expedición. La obra duró más de 20 años y se acabó el año 1919. El conjunto lo forman tres tipos de construcción diferente: Masía, bodega y cavas. No hay que perderse la bodega actual de expedición, orientada perpendicularmente a la Carrer Pau Casals. Destaca la fachada de obra vista del Carrer Martorell 2 sobre un basamento de piedra y elementos decorativos de cerámica vidriada verde representando racimos de uva.

Centro Cívico
Centro Cívico
En el Carrer Pau Costas 49 se encuentra un edificio singular, obra del arquitecto Víctor Rahola. Cuando lo visité formaba parte del Centro Cívico de la ciudad y albergaba la sala de exposiciones Domènech i Estapà, el Casal de Joves Sputnik y el dispensario municipal.

Masia Can Mercader
Masia Can Mercader
La siguiente masía de Sant Esteve Sesrovires con la que me topo es la Masia Can Mercader, ubicada ya en las afueras del centro urbano, en el Carrer d'Àngel Guimerà 2-4. Can Mercader se alza encaramada en una pequeña loma y donde se ve claramente la estructura típica de masía catalana. Cualquiera se imaginaría al propietario trabajando la tierra y la esposa cuidando de los animales.

Masía Bach
Masía Bach antes de convertirse en hotel de lujo
En la Carretera de Martorell a Capellades Km. 19.5, se encuentra la Masía Bach. La historia de esta masía se remonta al año 1915, cuando los hermanos Pere y Ramon Bach se trasladan a Sant Esteve Sesrovires y adquieren la finca Can Estrada, de la que se tiene noticias de su existencia desde el siglo XVIII. Los hermanos Bach pusieron en marcha la bodega y construyeron una cava de 95 metros de longitud que llenaron con 1.000 botas de roble. La bodega-mansión Bach comenzó a construirse en 1918 en estilo novecentista bajo la dirección del arquitecto Josep Maria Sala, el resultado fue un edificio ecléctico que combina elementos renacentistas de la Toscana con elementos del mediterráneo. La casa principal de estructura típica de las masías catalanas disponía de un patio interior rodeado por columnas clásicas y una torre-mirador en el lado norte. La imagen es de antes que se convirtiera en el Hotel Barcelona Golf.

Masia Can Julià
Masia Can Julià
En la Carretera de Sant Esteve Sesrovires (BV- 2293) Km. 1 se encuentra la Masia Can Julià documentada en el año 1450. La Masia Can Julià había sido una importante casa solariega dedicada a la actividad agrícola y vinícola, propiedad de uno de los hermanos Bach, iniciadores de los vinos Bach. La masía de estilo popular se encuentra rodeada de viñas y bosques, está formada por un edificio central de planta rectangular y tres alturas. En la parte de delante hay un amplio patio cerrado por un muro al que se accede por una puerta modernista, hecha en posteriores reformas. Al lado de la valla, adosada, hay una pequeña casa del siglo XVIII.

Masia Ca n’Estella
Masia Ca n’Estella
En el Polígono Industrial Ca n’Estella se alza la Masia Ca n’Estella donde destaca el patio central de la masía: el Patio de las Magnolias Desde aquí se puede observar la fachada de 1847, el reloj de sol y la campana de alarma. En la sala de recepción se encuentra un depósito en forma de embudo y la prensa. Siguiendo hacia la sala de fermentación encontramos las antiguas cubas. Ya en la antigua bodega centenaria veremos donde todavía se fermenta el vino en bota y donde se conservan las antiguas cubas de piedra y cerámica. La visita nos mostrará la sala de expedición o embotellamiento, el laboratorio y la cava bajo tierra donde se realiza la crianza de los cavas. Por último, se pasa a la sala donde se realizan las degustaciones y donde encontramos unas arcadas que datan del siglo XI.

Dónde comer en Sant Esteve Sesrovires
La Cabaña es un bar-restaurante familiar con menús económicos, deliciosos platos combinados y pizzas. Buen trato y cocina casera con buena relación calidad-precio. Dirección: Carrer Pau Costas 4, 08635 Sant Esteve Sesrovires. Teléfono: 93 773 99 56.

Comentarios

Los viajes más populares

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

La rendición de Granada Muhammad I fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la Dinastía Nazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El último reino musulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la Alhambra de Granada . Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí. La Alhambra de Granada desde la Carrera del Darro La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riqueza de agua y una particular tierra arcillosa de color rojo . Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qala al-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchas y fogatas encendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color