Ir al contenido principal

Comer en Barcelona: Restaurante japonés Hana Bishi

Cuando un viajero conoce Japón, una parte de él queda perdido para siempre entre la velocidad y efectividad del shinkansen, el sonido de la naturaleza y la paz de sus santuarios y los gestos pausados de una geisha. Por eso, cuando tengo el deseo de volver a viajar a Japón, aunque sea sin coger un avión, busco un lugar cercano que me ofrezca el recuerdo de mi experiencia viajera.

Elegir un restaurante japonés en Barcelona no es fácil, hay cientos de opciones, pero en Hana Bishi (Flor en rombos) encontré lo que necesitaba:

Volver a Japón con la vista


Farolillos de papel iluminados. Los chouchin son utilizados a modo de lámpara en templos, pero también en restaurantes. Ponen una nota de color, además de servir de reclamo.

Otro objeto casi icónico de Japón son las reproducciones de comida realizadas en plástico. Los sampuru son platos expuestos en las vitrinas exteriores de los restaurantes japoneses que invitan al transeúnte a preguntarse qué hay para comer. Son tan reales que a veces dudarás de que no sean de verdad, lo peor es que te hacen hasta salivar. En Hana Bishi también los tienen, aunque vale la pena que entres y te sientes a probar los platos de verdad.

Volver a Japón con el oído y el tacto

 

Eini, la responsable en atendernos en Hana Bishi, es toda dulzura, llegada de Japón hace varias décadas, no ha perdido esa corrección de modales que tienen los japoneses llevada casi al extremo. Su quietud en los gestos, la conversación pausada en tono bajo, así como ese sentimiento de que te ofrecen todo con la máxima hospitalidad, no te dejará indiferente.

Te confesaré que me faltó escuchar al cocinero dando gritos mientras preparaba la comida y tiraba los alimentos por encima de su cabeza, sí, he visto demasiados capítulos del Dr. Slump, pero no tengo remedio.

Volver a Japón con el gusto y el olfato


Onigiri, Takosu, Nasu Dengaku, Yaki Gyoza, sushi, mochi... no importa qué plato elijas, la gastronomía japonesa es una explosión de sabores distintos. Pulpo con nabo, tofu con salsa teriyaki, filete de salmón crudo, flan de té verde o postres de alubias rojas, se disponen en este restaurante, en una delicada combinación de boles de cerámica, bandejas y platos decorados.

Hay atmósferas que no pueden diseñarse ni fabricarse, surgen del calor de la gente, de la atención al cliente más allá del intercambio comercial. Es así como después de que Eini me ofreciera una porción de su helado de sésamo casero, con una amable sonrisa en los labios, supe que tarde o temprano, volvería a Hana Bishi. Si vas, dale recuerdos de mi parte ;-)


Más información: Hana Bishi. Dirección: Carrer Balmes 55, 08007 Barcelona (entre Carrer Aragó y Consell de Cent). Teléfono: 93 451 20 65. Menú Mediodía: desde 9.5 € hasta 13.5 € (platos, postre y bebida incluidos). Web: Hana Bishi.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pals: el pueblo medieval más famoso del Baix Empordà

La Costa Brava (Girona) está plagada de lugares con encanto, uno de los pueblos medievales más conocidos en la comarca del Baix Empordà es Pals. El municipio posee uno de los recintos góticos mejor conservados de Catalunya ideal para descubrir en una mañana.
Dejamos nuestro coche aparcado junto a una casa fortificada del siglo XV conocida con el nombre de Ca la Pruna que ha sido restaurada y ejerce como Museo Casa de Cultura. En su interior se expone una colección de herramientas para trabajar el campo y el legado del primer farmacéutico de Pals. Nuestros pasos se dirigen hasta la Plaça Major donde se encuentra la Oficina de Información Turística, el Ayuntamiento de Pals y una de las puertas de acceso al recinto amurallado.
El barrio antiguo de Pals se conoce con el nombre de El Pedró. Tras cruzar el arco gótico nos adentramos en el Carrer Major, plagado de casas construidas en piedra decoradas con ventanas ojivales y balcones que, sin importar la época del año, son un hermoso calido…

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…

Soy una Oficina de Turismo y quiero organizar un blogtrip

Hola Oficina de Turismo ¿estás pensando en organizar un blogtrip? ¿no sabes cómo hacerlo? Quizás hablando conmigo podamos resolver algunas dudas y que conozcas mejor, mi punto de vista del lado blogger (el lado oscuro). ¿Empezamos? Hoy vamos a hacerlo bien, con introducción e ideas claras, en el próximo post, os diré, lo que hacen mal las Oficinas de Turismo cuando organizan un blogtrip, (me he venido arriba, perdonádmelo).

(Con mis compañeros de blogtrip #LourdesPyrénées, aquí hubo mucha acción)
Qué es un blogtrip Los blogtrip no son nuevos, vienen influenciados de los Press Trip (viajes de prensa) o Fam Trip (viajes de familiarización) que aún se siguen haciendo, y que reúnen periodistas o agentes de viaje respectivamente para la misma misión que un blogtrip: conocer en primera persona aquello que quieres divulgar. ¿Pero eso ya lo sabías, verdad?
Si vives en una preciosa localidad, pero no consigues activar la economía, ni el turismo, quizás te interese organizar un blogtrip para sa…