Ir al contenido principal

Comer en Barcelona: Restaurante japonés Hana Bishi

Cuando un viajero conoce Japón, una parte de él queda perdido para siempre entre la velocidad y efectividad del shinkansen, el sonido de la naturaleza y la paz de sus santuarios y los gestos pausados de una geisha. Por eso, cuando tengo el deseo de volver a viajar a Japón, aunque sea sin coger un avión, busco un lugar cercano que me ofrezca el recuerdo de mi experiencia viajera.

Elegir un restaurante japonés en Barcelona no es fácil, hay cientos de opciones, pero en Hana Bishi (Flor en rombos) encontré lo que necesitaba:

Volver a Japón con la vista


Farolillos de papel iluminados. Los chouchin son utilizados a modo de lámpara en templos, pero también en restaurantes. Ponen una nota de color, además de servir de reclamo.

Otro objeto casi icónico de Japón son las reproducciones de comida realizadas en plástico. Los sampuru son platos expuestos en las vitrinas exteriores de los restaurantes japoneses que invitan al transeúnte a preguntarse qué hay para comer. Son tan reales que a veces dudarás de que no sean de verdad, lo peor es que te hacen hasta salivar. En Hana Bishi también los tienen, aunque vale la pena que entres y te sientes a probar los platos de verdad.

Volver a Japón con el oído y el tacto

 

Eini, la responsable en atendernos en Hana Bishi, es toda dulzura, llegada de Japón hace varias décadas, no ha perdido esa corrección de modales que tienen los japoneses llevada casi al extremo. Su quietud en los gestos, la conversación pausada en tono bajo, así como ese sentimiento de que te ofrecen todo con la máxima hospitalidad, no te dejará indiferente.

Te confesaré que me faltó escuchar al cocinero dando gritos mientras preparaba la comida y tiraba los alimentos por encima de su cabeza, sí, he visto demasiados capítulos del Dr. Slump, pero no tengo remedio.

Volver a Japón con el gusto y el olfato


Onigiri, Takosu, Nasu Dengaku, Yaki Gyoza, sushi, mochi... no importa qué plato elijas, la gastronomía japonesa es una explosión de sabores distintos. Pulpo con nabo, tofu con salsa teriyaki, filete de salmón crudo, flan de té verde o postres de alubias rojas, se disponen en este restaurante, en una delicada combinación de boles de cerámica, bandejas y platos decorados.

Hay atmósferas que no pueden diseñarse ni fabricarse, surgen del calor de la gente, de la atención al cliente más allá del intercambio comercial. Es así como después de que Eini me ofreciera una porción de su helado de sésamo casero, con una amable sonrisa en los labios, supe que tarde o temprano, volvería a Hana Bishi. Si vas, dale recuerdos de mi parte ;-)


Más información: Hana Bishi. Dirección: Carrer Balmes 55, 08007 Barcelona (entre Carrer Aragó y Consell de Cent). Teléfono: 93 451 20 65. Menú Mediodía: desde 9.5 € hasta 13.5 € (platos, postre y bebida incluidos). Web: Hana Bishi.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

El recinto modernista de Sant Pau: un hospital Patrimonio de la Humanidad

Las obras de construcción del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau se iniciaron en 1902 y fueron toda una revolución para la arquitectura hospitalaria. El proyecto puso una atención especial a los espacios abiertos, la luz solar y el aire fresco, para ofrecer a los enfermos un confort y un cuidado hasta ese momento nunca vistos. Su función como hospital, iniciada en 1930, finalizó en 2009 y muchas guías en papel anteriores al 2010 ni siquiera lo mencionan. Desde entonces, el recinto modernista de Sant Pau se ha ido rehabilitando y distintos espacios se han abierto al público. Las exposiciones con información y fotografías ofrecen un recorrido por la historia del edificio con artículos publicados en su época, información de cómo era el antiguo Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y cómo ha evolucionado la medicina gracias a la exposición de instrumental médico de principios del siglo XX.Pabellón de Administración Lo primero que ve el visitante que llega al recinto modernista de Sant Pau…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…