Ir al contenido principal

El Puente de Bizkaia es Patrimonio de la Humanidad ¿lo sabías?


España es un gran cofre de tesoros declarados Patrimonio de la Humanidad. Tenemos edificios señoriales, murallas, iglesias y hasta un puente que la UNESCO lo declaró en el año 2006. Me refiero al famoso Puente Colgante o Puente de Bizkaia, que es ¡de momento!, el único Patrimonio de la Humanidad de Euskadi. Tiempo al tiempo ¿verdad Alzola?

Es obra del arquitecto Don Alberto Palacio Elissague, alumno de Gustave Eiffel, que construyó un original puente-transbordador vestido del emblemático aire constructivo del siglo XIX y de la patina de la Revolución Industrial que ponía al hierro en la cabecera de la innovación. Fue inaugurado el 28 de julio de 1893, la pasarela peatonal mide 160 metros de largo y está suspendida a 45 metros de altura (se accede a ella mediante unos ascensores). Está apoyada en dos torres de 61 metros situadas una en cada orilla del río Nervión, uniendo así Getxo y Portugalete (dos poblaciones que valen la pena recorrer con tranquilidad).

Dicen que gracias al diseño de su barquilla suspendida con cables de acero trenzado (que permite cruzar de una orilla a otra, tanto a pasajeros como a vehículos) y que a la vez permite el paso de navíos por la ría (sin detener el tráfico fluvial), se convirtió en el primer puente del mundo de este estilo. Fue todo un éxito constructivo y sirvió de ejemplo durante décadas al resto de puentes que se construyeron en Europa de estas características, aunque curiosamente sólo quedan tres puentes en pie.

Si queréis vivir la emoción de volar sobre el Nervión en una alfombra metálica, a ambas orillas hay instaladas las máquinas expendedoras de billetes que por un módico precio te llevan de un lado al otro. El suave balanceo no impide contemplar el paisaje urbano que según a qué horas se torna irreal. Si queréis se puede hacer el trayecto inverso por la pasarela y contemplar así (si las condiciones meteorológicas lo permiten) el Cantábrico y las orillas de Getxo y Portugalete.

En los puntos de embarque encontraréis fotografías antiguas y una breve historia del puente-transbordador así como la imagen y medidas de otros puentes colgantes del mundo.


Más información: Cómo llegar, cuál es el horario, cuánto cuesta
Transporte: Metro línea 1 desde Bilbao a Getxo, parada Areeta. Metro línea 2 desde Bilbao a Portugalete, parada Portugalete. Duración de los trayectos: 20 minutos aproximadamente. Ferrocarril Santurtzi-Bilbao parada Palacio El Saltillo.
Horario: En funcionamiento diariamente de 5 a 22 h.
Precio de un viaje en el interior de la barquilla: Personas 0.35 €. Coches 1.35 €. Visita a la pasarela con audioguía: 9 €.


El próximo InstaMeet de IgersBilbao tendrá lugar aquí y será el próximo sábado 21 de marzo. Es una ocasión única para contemplar y seguir a través de los hashtags #PuenteBizkaia y #PuenteColgante esta maravilla arquitectónica y el arte fotográfico de estos Igers, ¡no os lo podéis perder!

Si te ha gustado este texto y quieres seguir leyendo sobre las maravillas de Euskadi te invito a visitar la Costa Vasca y el Geoparque.

Comentarios

Los viajes más populares

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

Recorrido por Cáceres: nos adentramos en su muralla

Qué ver dentro de la Muralla de Cáceres En el interior de la muralla de Cáceres te esperan hasta treinta edificaciones que merecen un punto y aparte en un recorrido por la ciudad. El texto que viene a continuación es más largo de lo que acostumbro a escribir en el blog, pero sé que muchos vais a querer disfrutar de una escapada completa a Cáceres . Así que he recogido en una ruta algunos de los edificios y lugares que más me gustaron, ya sea por su historia, delicadeza constructiva o valor patrimonial. Para los que os agoten las palabras podéis dividir el texto por núcleos de interés, concretamente por plazas, así volveréis para recorrer Cáceres una y otra vez, sin agotaros. Feliz lectura. A la izquierda la torre del Palacio Toledo-Moctezuma y a la derecha patio del Palacio de Carvajal - El Palacio Toledo-Moctezuma . El edificio original fue construido entre los siglos XIV y XV en estilo renacentista, aunque sufrió grandes reformas a finales del siglo XVI por ord

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color