Ir al contenido principal

El Begijnhof de Ámsterdam


Uno de los rincones más hermosos de Ámsterdam es Begijnhof; un bello patio construido en 1346 rodeado de casitas encantadoras de origen medieval. Es el único patio de esta época que se conserva en la ciudad y a pesar de que ha sido ampliado en varias ocasiones, encierra una atmósfera encantadora y muy particular.

Este lugar fue un refugio para las beguinas en el siglo XIV, las beguinas eran mujeres caritativas que se dedicaron a labores intelectuales y a ayudar a los menos favorecidos. Desde tiempos remotos las mujeres que querían huir de matrimonios concertados o de la imposición de la figura masculina, han utilizado la religión como vía de escape. No es de extrañar que hayan habido religiosas destacadas a lo largo de la historia, ya que eran mujeres sobresalientes que escaparon de la vida subyugada del matrimonio.

Estas beatas liberadas (al menos dentro del contexto histórico pasado) escogían una vida menos austera que el de las monjas “oficiales”. ¿Inteligente no? A cambio profesaban los votos de castidad y pobreza, a la vez que cuidaban de pobres y enfermos. Una muestra de que religión y ayuda social alguna vez fueron de la mano. Las beguinas se dedicaban a la oración (aunque yo me las imagino más filosofando, leyendo y haciendo tertulias junto a la chimenea) tanto tiempo entre libros debió abrir bastantes mentes y levantar alguna que otra sospecha. Supongo que el hacer lo que uno quiere y no lo que a uno le mandan, puso en jaque a estas mujeres que fueron perseguidas durante siglos por sus “ideas religiosas” (seguramente las persiguieron por sus ideas contra la religión establecida que no siempre ha sido la adecuada).

Estas rebeldes de cofia y hábito, vivían en casas agrupadas en torno a un patio central; nuestro Begijnhof de hoy ;) que en la actualidad aún puede contemplarse íntegro y misteriosamente alejado del bullicioso barrio comercial cercano.

En el número 48 se alza la Engelse Kerk, la Iglesia Presbiteriana (rama protestante ortodoxa implantada en Inglaterra, Escocia y América). El templo fue construido en 1419 en estilo gótico y fue lugar de culto de las beguinas hasta el año 1578. En 1607 fue donada a los exiliados escoceses como Iglesia Presbiteriana Escocesa.

La entrada a este oasis de tranquilidad puede hacerse por dos puntos: el ubicado en Gedempte Begijnensloot; un portal de ladrillo rojo entre dos casas y el otro acceso se hace a través de una discreta puerta de la Plaza Spui. Recordad que es un patio privado donde residen encantadoras ancianas y estudiantes, respetad la tranquilidad de sus habitantes.


Más información: Dirección: Gedempte Begijnensloot 30, 1012 Ámsterdam. Spui (cerca de The American Book Center) puerta amarilla. Horario: diariamente de 9 a 17 h. Entrada: gratuita. Transporte: Tranvías 1, 2 y 5. Museum Boot, parada 4. Email: info@begijnhofamsterdam.nl. Web: http://www.begijnhofamsterdam.nl/home-en

Comentarios

Entradas populares de este blog

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

Pals: el pueblo medieval más famoso del Baix Empordà

La Costa Brava (Girona) está plagada de lugares con encanto, uno de los pueblos medievales más conocidos en la comarca del Baix Empordà es Pals. El municipio posee uno de los recintos góticos mejor conservados de Catalunya ideal para descubrir en una mañana.
Dejamos nuestro coche aparcado junto a una casa fortificada del siglo XV conocida con el nombre de Ca la Pruna que ha sido restaurada y ejerce como Museo Casa de Cultura. En su interior se expone una colección de herramientas para trabajar el campo y el legado del primer farmacéutico de Pals. Nuestros pasos se dirigen hasta la Plaça Major donde se encuentra la Oficina de Información Turística, el Ayuntamiento de Pals y una de las puertas de acceso al recinto amurallado.
El barrio antiguo de Pals se conoce con el nombre de El Pedró. Tras cruzar el arco gótico nos adentramos en el Carrer Major, plagado de casas construidas en piedra decoradas con ventanas ojivales y balcones que, sin importar la época del año, son un hermoso calido…