Ir al contenido principal

País Bissa (Burkina Faso)



A 80 Km. al sudeste de Ouagadougou, la capital de Burkina Faso, en la provincia del Boulgou, se encuentra la región llamada País Bissa o Busanga como es conocido entre sus vecinos los Mossi, la etnia mayoritaria del país.



La carretera asfaltada nos acompaña la mayor parte del trayecto, por delante nos quedan 209 Km. los más bellos que mis ojos han recorrido en mucho tiempo. El cielo en África es más inconmensurable, más “grande”, nítido y cercano, que en cualquier parte de los que he estado. La carretera se convierte en una recta línea roja de tierra, a ambos lados se extienden inmensos campos verdes de plantaciones de mijo y árboles inmensos, estamos en época de lluvias y el paisaje es exuberante.


Durante todo el recorrido, nuestro guía Yabre, nos irá explicando y enseñando diferentes tipos de vegetación, de frutas de nombres impronunciables, que amenizarán los trayectos largos y que nos dará la oportunidad de probar, multitud de frutos salvajes y conocer curiosas historias: como la de la receta mágica, para mejorar a los enfermos de malaria, haciendo vapores con hojas de eucalipto, hojas de guayaba y hojas del árbol de karité.



Entre la población de Banka y Massanga nos detenemos a ver una pequeña aldea Mossi, las mujeres están trabajando en el huerto, normalmente cultivan sorjo con el cual fabrican la cerveza tradicional, evitando que sus maridos se pasen el día en el bar bebiendo.



En las pequeñas ciudades como Kokologo y Boromo, los mercados son alegres y multicolores, las leyes de la oferta y la demanda no tienen gran importancia, lo que importa son las noticias, lo que se comenta, informarse de lo que acontece. Es en estas ciudades. y sobre todo en sus pequeñas aldeas de chozas de barro y paja, donde se pueden descubrir las costumbres de esta etnia que, allá por el siglo XII, se convirtió en un imperio, de la mano del legendario guerrero Ouédragogo.

Los Bissa representan sólo el 4% de la población total de Burkina Faso, aunque también los podemos encontrar en el norte de Ghana y en Togo. Su religión es el animismo y su idioma el Mande, una lengua hablada por diversas etnias en África Occidental. En sus poblados, las casas se disponen alrededor de un patio central, donde el Naaba; el jefe del poblado, imparte justicia y ejerce de intermediario entre los vivos y los ancestros.


La actividad económica se basa principalmente en el cultivo del maíz y cacahuete, de lo que se encargan mujeres y niños, mientras los hombres permanecen en los poblados o cuidan las incipientes plantaciones que se encuentran en sus inmediaciones. Los niños también juegan, pero sobretodo trabajan, ya sea moliendo mijo o cuidando de las cabras, ovejas y vacas de la familia, las mujeres trenzan sus sofisticados peinados, lavan cacharros en las orillas de los ríos, acarrean palanganas, cubos, cestos en su cabeza e hijos a sus espaldas, cultivan el huerto familiar, venden, cocinan, extraen el agua del pozo, son la fuerza, el color, el espíritu de África.



En el Mercado de Sakoulga, nuestra primera incursión a un mercado africano, es impresionante, se vende mijo blanco, mijo rojo, carne de burro, carne de cerdo, nueces de karité. Acostumbradas a los mercados asiáticos donde el color lo dan los productos expuestos, nos apasiona ver que en los mercados africanos quien da color y vida son sus bellísimas mujeres y sus espectaculares ropas.

Pasamos por Gogo y Gom-Boussugou y a las 15 h. llegamos al Mercado de Dendeogo, cercano a la aldea donde dormiremos esta noche. Los niños nos persiguen, las mujeres cuchichean y sonríen, algunos se acercan a saludarnos, nos dan la mano y nos preguntan cómo estamos, nos entendemos en francés.


El guía se acerca hasta un grupo de hombres que están bebiendo cerveza tradicional, nos invitan a un trago con una calabaza que ocupa nuestras dos manos abiertas, parece como si algún jefe de clan estuviera por allí, porque nos dan permiso para hacer fotografías.

Comentarios

Los viajes más populares

Sana’a: la ciudad más hermosa y antigua del mundo

Cuando se tiene la suerte de poder emprender un viaje, al documentarse uno siempre tiene la impresión de estar delante de: el lugar más poblado, el edificio más antiguo, el puente más alto, el río más caudaloso o el mar más profundo. Realmente no puedo afirmar si Sana’a es la ciudad más antigua del mundo , pero sin dudarlo sé, que es la capital más hermosa de todas las que he visitado. Sana’a es la capital histórica y política de la República del Yemen, está situada en la provincia o gobernación del mismo nombre. Ubicada estratégicamente en la ruta de Adén a La Meca, al pie de las montañas de Djebel Nogoum (2.892 m.) y Djebel Ayban (3.194 m.), en una meseta a 2.300 metros de altitud al noroeste del país. Ciudad Antigua de Sana'a El nombre de Sana’a significa “plaza fortificada”, su estilo arquitectónico es inigualable y enamora perdidamente a todo el que la contempla. Esta joya arquitectónica del mundo musulmán, presenta el típico aspecto de las ciudades de la Peníns

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

La rendición de Granada Muhammad I fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la Dinastía Nazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El último reino musulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la Alhambra de Granada . Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí. La Alhambra de Granada desde la Carrera del Darro La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riqueza de agua y una particular tierra arcillosa de color rojo . Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qala al-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchas y fogatas encendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción