Ir al contenido principal

Descubriendo una aldea dogón

País Dogón
Laberinto de calles en Sangha

La distribución de las aldeas Dogón es un universo único donde se mezclan magia y tradición. Nos encontramos en Malí, más concretamente en la región de Mopti, al borde de la espectacular Falla de Bandiagara. Por las calles desiertas de la pequeña población de Sangha se puede oler la tierra de África, toda la aldea permanece en silencio, detenida en el tiempo.

País Dogón
Sangha se extiende en el interior de un recinto construido en adobe

Alejado del centro de la población, se encuentra un edificio donde viven las mujeres Dogón los días que tienen la menstruación, allí permanecen hasta que son purificadas con un aceite que extraen de una uva salvaje. El día que van a salir, antes de volver a su propia casa, se fabrica el aceite y se unta a las mujeres que han permanecido alejadas de la sociedad hasta volver a ser "puras".

País Dogón
La Toguna es el lugar de reunión más importante del pueblo Dogón

Por calles estrechas donde el color de las casas se funde con el color del suelo, se llega al edificio más importante de la aldea Dogón: la toguna o Casa de la Palabra. La construcción está sostenida por ocho pilares de madera laboriosamente labrados, soportando un grueso tejado de ocho hiladas de paja y tallos de mijo secos, en referencia a los ocho ancestros primitivos. En la toguna es donde los ancianos se reúnen durante largas horas para tratar los problemas de la comunidad, el espacio interior es sorprendentemente bajo, para impedir que al estallar una discusión, nadie pueda levantarse para imponer físicamente su criterio.

País Dogón
Deambular por Sangha te lleva a descubrir bellos rincones

La irregular plaza, donde se encuentra la toguna de Sangha, está reservada para celebraciones y ceremonias rituales y no puede ser pisada habitualmente sin permiso expreso del hogón. La mayoría de los edificios en el País Dogón son sagrados y no pueden ser fotografiados.

País Dogón
La Casa de Gutemele es la casa más famosa de Sangha

La casa más famosa de Sangha es la casa de Gutemele, el cazador protagonista del libro “El Dios del Agua”escrito por el antropólogo francés Marcel Griaule. La casa como todas las de Sangha está construida en adobe, en los huecos que adornan la fachada se guardan plantas y raíces para utilizar en caso de enfermedad. Un ejemplo de la sabiduría ancestral de los Dogón y técnicas médicas ancladas en el pasado lejano para nuestra civilización y muy actual para esta etnia africana.

Arte Dogón
Los Dogón crean espléndidas obras de arte en madera

Muy cerca de la casa de Gutemele se encuentra la Casa del Hogón y la Casa del Fetiche. El hogón es el líder espiritual de la tribu del pueblo Dogón, vive solo y únicamente sale de su casa en caso de necesidad. Suele elegirse de entre los más ancianos de cada aldea y aunque reciba la visita de una mujer Dógon, ésta pasará la noche fuera de la Casa del Hogón. Un montículo de piedras junto a la casa señala la cantidad de “hogones” que han habitado en Sangha.

Falla de Bandiagara
La espectacular Falla de Bandiagara fue el lugar de origen de los Dogón

En nuestro viaje por el País Dogón, esperamos a que el sol disminuya para empezar nuestra ruta senderista. Hacia las 16 h. empezamos la caminata de 3 Km. por la Falla de Bandiagara, salimos de la pequeña aldea de Bongo. Tras pasar un túnel natural que parece una cueva donde el olor a estiércol de murciélago es bastante fuerte iniciamos el trekking por el País Dogón. Llegamos a la cima de la Falla de Bandiagara donde contemplamos una impresionante panorámica que nos regala la vista y nos anima a continuar. Ante nosotros se extiende sobre un manto rojizo de rocas y tierra, pequeños campos de cultivo y baobabs que salpican la tierra de motas verdes, más allá de esta alfombra vegetal, divisamos la aldea de Banani donde pasaremos la noche. 

País Dogón
Casa Dogón de Miquel Barceló
El descenso por la Falla de Bandiagara resulta fácil y está plagado de momentos pintorescos; nuestro guía se encarga de ello. Encuentra plantas con nombre indescifrable que nos enseña con entusiasmo, allá encuentra un fruto comestible para saborear, a lo lejos vemos a los Dogón que vuelven del trabajo y les toca ascender la Falla de Bandiagara. Por el camino tropezamos con la casa de Miquel Barceló, está en un lugar idílico del País Dogón. Desde este lugar se contempla el valle más bonito de África, está salpicado de pinceladas verdes y rojas, pero también destaca por la impresionante pared de la Falla de Bandiagara. Plagada de graneros de techo cónico de paja donde mujeres y hombres Dogón por separado guardan sus cereales y pertenencias, junto a casas de barro inmaculado.

Bandiagara
Los Acantilados de Bandiagara fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1989

Llegamos al atardecer a Banani donde pasaremos la noche. Cuando el cielo se tiñe de hermosos tonos anaranjados y lilas, y las nubes se ciernen sobre la Falla de Bandiagara nos damos cuenta que nos encontrarnos en uno de esos Patrimonio de la Humanidad únicos y frágiles que muy pocos han llegado a pisar. Es al atardecer, mecidos por el rítmico sonido de los grandes morteros de madera que utilizan las mujeres para moler el mijo que se puede saborear parte de la magia de África. A medida que van apareciendo las primeras estrellas de la noche y la oscuridad se cierne sobre la aldea Dogón es cuando nos sentimos más mimetizadas en África.

Comentarios

Los viajes más populares

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

La rendición de Granada Muhammad I fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la Dinastía Nazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El último reino musulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la Alhambra de Granada . Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí. La Alhambra de Granada desde la Carrera del Darro La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riqueza de agua y una particular tierra arcillosa de color rojo . Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qala al-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchas y fogatas encendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color