lunes, diciembre 23

Narbonne: la primera hija de Roma

Canal de la Robine
Canal de la Robine
Narbonne (Narbona) fue la capital de la colonia romana Narbo Martius (la primera colonia fundada por los romanos fuera de Italia). Levantada en el año 118 a.C. no tardó en convertirse en uno de los mayores puertos del Mediterráneo y capital de la provincia Narbonensis. Vino, aceitunas, miel de romero, ostras y sal fueron algunos de los productos estrella de su comercio en época romana, cuando los veteranos de la X legión de César se instalaron en Narbo Martius en el año 45 a.C. En el siglo XI, las especias, incienso, lino de Alejandría, cuero y frutas exóticas hacen compañía a la miel, el aceite y a las sardinas. Son las dos épocas de mayor esplendor comercial para la primera hija de Roma.

El pasado romano de Narbonne

Donjon Gilles Aycelin
En los muros del Torreón Gilles Aycelin se pueden ver relieves de la antigua Narbo Martius
Hay varios lugares imprescindibles que conservan el pasado romano de Narbonne: el Museo Arqueológico situado en el Palacio de los Arzobispos o el Museo Lapidario situado en el interior de la Iglesia de Nuestra Señora de Lamourguier y que exhibe una importante colección de 1300 lápidas de los habitantes de Narbo Martius. Está considerada la segunda colección lapidaria más grande del mundo después de la de Roma; formada además por frisos, bajorrelieves, capiteles y columnas también de época romana. Ambos permanecen cerrados a la espera de que sus objetos sean trasladados al nuevo museo de la romanidad que abrirá sus puertas en otoño de 2020. Por último, vale la pena visitar el Horreum; un almacén de mercancías subterráneo a 5 m. bajo tierra, construido en época galorromana (siglo I a.C) único en Europa. Al que se accede por el nº 7 de la Rue Rouget de Lisle.

La Vía Domitia

Vía Domitia
Detalle de la Vía Domitia
Dicen que la Vía Domitia fue la primera ruta comercial que unió Italia con España en el siglo II a.C. En la Plaza del Ayuntamiento de Narbonne fue descubierto el 7 de febrero de 1997 un tramo de esta singular calzada que hemos recorrido en coche desde Ensérune hasta Pont du Gard. Aquí tienes la información sobre la Ruta por la Vía Domitia. La antigua calzada romana atravesaba Narbonne de norte a sur por el Fórum (actual Rue Droite) y seguía por el Pont des Marchands.

Narbonne: capital medieval

Palais des Archevêques
Cour d’Honneur
El Palais des Archevêques o Palacio de los Arzobispos es un verdadero barrio en el corazón de la ciudad. Callejones, patios interiores, claustros, jardines y palacios, forman el segundo conjunto monumental arzobispal de Francia, después del de Avignon. A través del Cour d’Honneur se accede al interior del Palacio Viejo (lado derecho) de estilo románico donde se encuentra el Museo Arqueológico que acoge una extraordinaria colección galorromana de pinturas murales (la más grande fuera de Italia), mosaicos, mobiliario, bajorrelieves, estatuas, sarcófagos y ánforas.

Palacio de los Arzobispos
Torreón Gilles Aycelin del Palacio de los Arzobispos
En el lado izquierdo del Palacio de los Arzobispos se encuentra el Palacio Nuevo de estilo gótico donde se ubicaban los antiguos aposentos de los arzobispos. En el interior se ha instalado el Museo de Arte e Historia que exhibe una excepcional colección de pinturas orientalistas, única en Francia. También destacan las esculturas y pinturas de la Escuela Europea de los siglos XVI, XVII y XVIII. Entre 1290 y 1311 se levantó el Torreón Gilles Aycelin que formaba parte de la muralla que rodeaba la ciudad y era la torre más grande del Palacio de los Arzobispos. Vale la pena subir los 162 escalones de su escalera de caracol hasta la terraza, desde donde se obtiene una magnífica panorámica a 42 metros de altura.

Cathédrale Saint-Just-et-Saint-Pasteur
Catedral de Narbonne
La Cathédrale Saint-Just-et-Saint-Pasteur es la Catedral de Narbonne; un impresionante templo gótico que se encuentra junto al Palacio de los Arzobispos. El edificio actual se empezó a construir en 1272 y nunca fue terminado, de haberlo conseguido, la nave de la catedral hubiera tenido 120 metros de largo. En el interior, destaca el coro gótico construido entre 1272 y 1332 y las bóvedas (con sus 41 m. de altura es la 4ª iglesia más alta de Francia). 

Catedral de Narbonne
Claustro de la Catedral de Narbonne
Te recomiendo que visites el tesoro de la catedral (considerado uno de los más ricos de Francia) donde destacan preciosas piezas de orfebrería y tapices flamencos del siglo XVI. Asómbrate con el gran retablo gótico del siglo XIV de 26 m2 esculpido en la Chapelle Notre-Dame-de-Bethléem y que permaneció oculto hasta 1981. Por último, contempla las extravagantes gárgolas que adornan los arcos del claustro construido en el siglo XIV.

Basílica de San Pablo
Basílica de San Pablo
La Basílica de San Pablo es una de las iglesias góticas más antiguas del Sur de Francia. Fue construida sobre los restos de un antiguo cementerio paleocristiano del siglo III. Conserva una nave románica y vueltas y coro góticos. No te pierdas la pila de agua bendita con una rana en su interior.

Maison des Trois Nourrices
Detalle del ventanal de Casa de las Tres Nodrizas del que recibe su nombre
En la Rue de l’Hotel-Dieu se encuentra la Maison des Trois Nourrices o Casa de las Tres Nodrizas; una de las casas más importantes del renacimiento construida en Narbonne en 1558. Destaca un ventanal que luce 3 cariátides de piedra bien rollizas (de ahí su nombre).

Canal de la Robine

Pont des Marchands
Puente de los Comerciantes
El Barrio del Bourg (el barrio medieval) está separado del centro histórico de Narbonne por el Canal de la Robine; un afluente del Canal du Midi (Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO desde 1996). Desde las diferentes pasarelas que cruzan el canal se obtiene una preciosa vista del Pont des Marchands o Puente de los Comerciantes (uno de los dos únicos puentes habitados de Francia) que conserva casas medievales. Con sus barcazas ancladas, es uno de los rincones más fotogénicos de Narbonne.

Mercado Central
Mercado Central de Narbonne
Les Halles o Mercado Central de Narbonne abrió sus puertas el 1 de enero de 1901 y está considerado uno de los mercados cubiertos más bonitos de Francia. Fue construido en estilo Baltard, es decir con una estructura metálica, pilares y puertas de piedra y decoración cerámica. En su interior te esperan diariamente (desde las 7 de la mañana y hasta las 13 h.) cerca de un centenar de comercios tradicionales que venden un gran surtido de productos locales (verduras, fruta, quesos, embutidos, carnes y pescados). También hay algunos bares y restaurantes donde comérselos. Frente al mercado, en el Cours Mirabeau, se instala un mercadillo los jueves y domingos por la mañana.

Si vas de viaje a Narbonne te aconsejo la experiencia de comer en los Grands Buffets

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total