Ir al contenido principal

Comer en Barcelona: Restaurante Antigua

Escribir sobre un restaurante del que me han dado muy buenas referencias y abundantes, del que sabes que al menos, se necesita dos semanas de antelación para reservar una mesa (porque está siempre lleno) y del que has probado su cocina, trato personalizado y cercano (además de ver en primera persona, la cantidad de clientes que llenan el local), es casi una misión titánica y un anhelo inalcanzable por aportar algo más, que incentive a conocerlo y a disfrutar de su gastronomía.


Antigua se encuentra situado a dos pasos del Barri de Gràcia de Barcelona, su ambiente elegante está teñido de una suave luz dorada que lo impregna todo, es como estar comiendo a la luz de las velas aunque fuera luzca un sol radiante. En las paredes pinturas esbozadas por Josep Plaja recuerdan escenas de Pals, Calella o de una bucólica biblioteca, mientras hojas de hiedra recorren los bordes de las paredes pintadas en vainilla son recuerdos de la infancia del señor Gonzalo; propietario de Antigua.


Pedimos al señor Gonzalo que nos cuente algo más sobre Antigua, son las cuatro de la tarde y hace más de dos horas que llegamos aquí para ser testigos de su cocina. Aún así me parece que he comido muy deprisa, que me ha faltado tiempo para impregnarme del sabor de sus platos, de la sonrisa de Enric que ha atendido nuestra mesa con interés demostrado por saber cómo está todo, o que me hubiera gustado enriquecer mis dotes culinarias con más sugerencias que nos transmiten mientras nos sirven (como la receta de macerar durante 20 días trufa negra y trufa blanca en aceite) y además nos dejan deletairnos mojando el pan en ese aceite crudo aromatizado.


Quince años de historia para un restaurante en Barcelona tienen mucho mérito. Ahora mismo más de una docena de personas hacen equipo dentro de la sala y en el interior de la cocina, hay buen ambiente y se nota. El dueño está al pie del cañón con su equipo de trabajadores, algunos llevan con él más de 8 años, otros, ayer era su primer día de trabajo. La sensación de proximidad es evidente en el momento en que el señor Gonzalo se sienta con nosotras para hablar humildemente de su restaurante y de su cocina. En sus ojos se ve pasión gastronómica, y nos confiesa junto a un listado de buenos restaurante, que a él le gusta comer y después cocinar. Su filosofía es que el cliente se sienta bien y lo consiguen a base de paciencia, esfuerzo, sonrisa y una despedida personalizada para cada uno de sus clientes, con un gracias. No es fácil recibir, ni encontrar agradecimiento pero aquí vive enredado en las hojas pintadas de sus paredes.


Al igual que las estaciones cambian, en Antigua, cada tres meses hay un cambio de carta. Durante la III edición de la #RestaurantLoverWeek organizada por Atrápalo, Antigua presenta un menú de 5 platos (dos entrantes, dos principales y un postre) muy acorde con la estación que vivimos. Este menú otoñal está compuesto por:


Falso canelón de ricotta, láminas de trufa negra, dorados boletus a la parrilla y espinacas frescas acompañado de una copa de cava Permont's 1940 Brut Nature. ¡Así da gusto comer verdura!


Sartén de crocante y jugosa morcilla de cebolla envuelta en hojaldre, con compota de manzana, cebolla caramelizada, crujiente de parmesano en forma de galleta y bombones garrapiñados de queso de cabra. La combinación de morcilla con compota de manzana ¡bestial! Y lo dice una que no le gusta la morcilla.


Tira de calamar rellenos de albóndigas con sepia con tentáculo crocante y salsa tártara acompañado de una copa de vino rosado de la Terra Alta Sisquera. Un plato tradicional pero con un toque de presentación magistral. ¡Tremendo!


Tierno y jugoso corte de buey francés onglet, parmentier de patata trufada, panceta ibérica, reducción de jugo de carne y salsa perigordini (foie y trufa) acompañado de una copa de Rioja de la Hacienda López de Haro Crianza 2012. ¡Me hubiera comido un cubo!


El postre es un Banoffee Pie: chantilly sobre cremoso dulce de leche, plátano y suave base de galleta. El señor Gonzalo nos cuenta que es el postre preferido de su esposa y que si algún día lo quita de la carta se divorciará de él. Personalmente le sobraba un poco de chantilly, pero el toque “Peta-Zetas” lo he encontrado sensacional.

Además de participar en campañas de promoción, Antigua dispone de un menú al mediodía por 18 € compuesto de una ensalada de crudités, un plato de cuchara (crema o arroz con marisco), un plato principal (steak tartar o pescado) y postre a elegir.


Más información: Dirección: Carrer Marià Cubí 59, 08006 Barcelona. Teléfono: 93 414 73 84. Horario: diariamente de 13:30 a 16 h. y de 21 a 00 h. Menú de mediodía: 18 €. Ofertas del 50% en su carta periódicamente. Transporte: estaciones de Gràcia y Sant Gervasi de la linea S1 de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya.


Si te ha gustado este post, quizás te interese también descubrir un restaurante japonés muy cerca de Plaza Universidad: Restaurante japonés Hana Bishi.

Si te gusta disfrutar de la alta cocina, te recomiendo las #52 experiencias del Restaurante Doma.

¡Buen provecho!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…