11 octubre 2014

Hoteles en Mutriku; el placer de alojarse en la Costa Vasca


Un premio fotográfico organizado por Alzola #basquewater en Instagram, me llevó a hacer una escapada de 4 días a Euskadi. El alojamiento elegido por Alzola, el Hotel Arbe, resultó ser un acierto e hicieron que la visita al País Vasco haya quedado grabada en mi memoria con especial cariño. Situado frente al Geoparque de la Costa Vasca quien conozca esta región, sabrá que es un lugar excepcional.

Hay tres motivos por los que recomendaría alojarse en el Hotel Arbe, y créeme si te digo que son suficientes, porque yo no he encontrado está combinación en ningún otro lugar del mundo.

La magia del Hotel Arbe, sus vistas
Si buscas un alojamiento mágico, con un bonito paisaje, con el rumor de las olas acompañándote mientras caes en un profundo sueño o quieres ver unas puestas de sol de infarto, querido lector ¡este es tu sitio!

Nunca antes me había quedado dormida con el sonido de un mar embravecido. Os puedo asegurar que, escuchar durante la noche las olas golpear un acantilado es música chill out 100% salvaje. El Cantábrico invade el sentido del oído en el Hotel Arbe, pero también, es un buen candidato para el sentido de la vista.

Una paleta infinita de tonalidades azules, que alcanzan el gris plateado en días de tormenta, y los brillantes dorados en los breves atardeceres (demasiado fugaces para mi gusto), hacen, que la contemplación sea una de las actividades recomendadas en este lugar. Hay que dormir más de una noche en este enclave, para alcanzar el éxtasis. Un sinfín de amaneceres y otro incontable número de puestas de sol hacen que cada día, la experiencia sea diferente.


Un diseño chic, fresco, de vanguardia y con especial atención en la luz y el color
Sí lo sé, los viajeros disponemos de unos días limitados de vacaciones y también de un presupuesto ajustado, así que la estancia en el Hotel Arbe tiene que cundir en experiencias sensoriales. Quizás el arquitecto Alejandro Arróspide, que diseñó este lugar lo sabía, y quiso que los clientes tuvieran la oportunidad de disfrutar del entorno a todas horas. Es así como el comedor de este hotel se encuentra en una estancia con paredes de cristal. El azul del Cantábrico y el de la piscina compiten con el verde del césped del jardín y el de los árboles que resiguen la costa y que pueblan las pequeñas colinas y los escarpados saltos de piedra.

Las habitaciones están decoradas en tonalidades tranquilas, mientras el baño, es una explosión mironiana de color. Este contraste que parece intencionado, facilita que el huésped baje las revoluciones en el dormitorio, y se prepare para un reparador descanso, entre colores blancos, grises y toques anaranjados. Mientras, en la ducha, te espera un damero de rojos, azules, verdes y naranjas vitales que ayudan a despertarse con energía. En ambas habitaciones la luz natural entra a raudales. La ducha tiene una pared acristalada que permite la entrada de claridad, en el dormitorio, un gran ventanal que da a un pequeño balcón (en la primera planta) o a una terraza (en la planta baja) se encarga de que la luz sea responsable de dotar al espacio de alegría y vitalidad.

Darse un chapuzón en la piscina, sentarse en tu propia terraza para disfrutar de las vistas o de la compañía, son algunos de los lujos que se tienen al alcance si eres huésped del Hotel Arbe. Si la época no es la apropiada para disfrutar de estas actividades, el coqueto salón ubicado junto a la recepción, y la abundante información turística, histórica y artística de su biblioteca, os servirá para embelesaros y perder la noción del tiempo junto a la chimenea.

Iñaki Arin e Itziar Sukia
Sí, Iñaki e Itziar son los responsables de que, todo en este lugar funcione. De que el huésped se sienta entre amigos y que la estancia se viva como estar invitado en su casa. Quizás la ensalada del mediodía tenga algún producto de los que cultivan en su huerta o que en Internet, veas la fotografía de ese amanecer que te perdiste y que alguno de ellos ya ha publicado, hace infinidad de horas (parece que nunca duerman).

Es así como un hotel se convierte en mágico, gracias al cariño que le ponen las personas que aman lo que hacen. Se nota el amor que Iñaki e Itziar tienen a esta tierra, sólo hay que hablar con ellos, escuchar sus recomendaciones de qué pueblo visitar o hacerles caso cuando te dicen ¡alquila un coche para venir hasta aquí, hay mucho que ver!

Es así, como un hotel se convierte en refugio para los perdidos, en hogar para los enamorados y en un lugar donde volver para los viajeros.


Más información: Hotel Arbe *** disponen de aparcamiento y Wi-Fi gratuito, recepción 24 horas y habitaciones adaptadas para sillas de ruedas, además de un pequeño spa con servicio de sauna y tumbonas térmicas. Es un alojamiento Surf Friendly (permiten la entrada con material de surf y ofrecen información sobre dónde practicar surf o el parte de olas) está situado sobre la Playa de Alkolea en la Ruta del Flysch. El hotel utiliza energía geotérmica para su climatización. Dirección: Laranga Auzoa, Kalbaixo Gora, 20830 Mutriku (Gipuzkoa). Carretera GI-638. Teléfono: (+34) 943 604 749. Web: Hotel Arbe.

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total