Ir al contenido principal

Boí: rodeado de montañas y cubierto de pasto

Boí es un pequeño pueblo atiborrado de calles con encanto, que da nombre al Valle de Boí, un valle que ya en la Edad Media estaba plagado de bovinos. Túneles, puentes y pasadizos hacen del paseo por la población, una aventura. Hay rincones de extraordinaria belleza tanto pequeños balcones cuajados de flores, como paisajes de montaña con reflejos de luz solar tamizada por las nubes. 



Hay facilidades de aparcamiento, lo que se agradece, ya que las alturas, invitan al paseo a pie aletargado, dando pequeños pasos y parándose a contemplar cada piedra, cada esquina, y respirar. Sí, respirar, porque así lo recomienda el paisaje que nos rodea. Las montañas se vuelven a cubrir de una espesa alfombra de árboles. Las casas se encaraman sobre riscos y vertientes y volvemos a disfrutar de esa rica arquitectura de montaña, elaborada con piedra del entorno, tejados de losas de pizarra negra como el carbón, tejados bien inclinaditos para que la nieve no se acumule, en los fríos meses de invierno que están por llegar. Los porches, puertas y ventanas, se cubren de madera de color miel y se engalana por doquier con macetas de flores rojas.


Por nuestro deambular, descubriremos el olor de ganado de un establo cercano, un antiguo abrevadero adosado a una fuente, aún en uso. Puertas desvencijadas junto a otras recién barnizadas, contraventanas con detalles de hierro y escaleras de piedra. Casas que siguen una antigua tradición y cuelgan bajo los aleros de sus tejados, una enorme flor, la flor del cardo silvestre, secada por el paso del tiempo. La flor protege de los malos espíritus, y me complace enterarme una vez que llego a casa, que esta misma tradición se realiza en poblaciones de Navarra y que forma parte como elemento protector en la cultura pastoril vasca con el nombre de Eguzkilore o Flor del Sol.


Boí atesora una de las iglesias declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, el 30 de noviembre del año 2000, la Iglesia Parroquial de Sant Joan de Boí. Es la iglesia más antigua del conjunto del Valle de Boí y la que conserva un mayor número de elementos arquitectónicos del primer momento constructivo que se produce en el valle en el siglo XI. Destaca el conjunto de pinturas murales del primer cuarto del siglo XII, que se encontraron decorando el interior de las naves. 


Comentarios

Los viajes más populares

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

La rendición de Granada Muhammad I fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la Dinastía Nazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El último reino musulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la Alhambra de Granada . Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí. La Alhambra de Granada desde la Carrera del Darro La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riqueza de agua y una particular tierra arcillosa de color rojo . Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qala al-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchas y fogatas encendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color