25 junio 2016

Perdidos en Barcelona; en el Parc del Laberint


Los laberintos han atraído a la humanidad desde los albores de los tiempos, quizás por el hecho de que es muy fácil entrar, pero difícil salir. Los primeros laberintos tenían forma cuadrada o rectangular, ya hay ejemplos representados en el antiguo Egipto. Los laberintos circulares aparecerían en Italia alrededor del siglo VII a.C. Los laberintos clásicos o univiarios tenían un sólo camino correcto, su función era llevarte hasta el centro, mientras perdías la noción del tiempo en un divertido recorrido de caminos sin salida. En el siglo XII aparecieron en Inglaterra los laberintos mazes o manieristas, donde se podía estar siguiendo el camino correcto o incorrecto sin saber a ciencia cierta si había salida o no. Su éxito, a pesar de la complicación, radicaba principalmente en que estos laberintos eran utilizados para las citas amorosas. Uno de los laberintos más famosos de la historia es el laberinto construido por André Le Nôtre en el Palacio de Versalles. ¡Oh, la la l'amour! ¿Hay acuñada la frase “eres hijo del laberinto”? Porque me imagino que no sólo entrarían a darse besitos.


En Barcelona encontramos el Laberinto de Horta, también conocido como Parc del Laberint d'Horta; uno de los espacios verdes reconocido como Jardín Museo que tiene la ciudad y, su jardín más antiguo. El Parc del Laberint presenta un jardín romántico con cascadas, un jardín doméstico plagado de camelias y un laberinto clásico, todo ello rodeado de árboles y situado en una ladera del Parque Natural de la Sierra de Collserola. El entorno y el parque sirven para que pierdas la noción de que estás en una gran urbe. El Laberinto de Horta está considerado una joya de la arquitectura botánica de la Ciudad Condal que se hizo famoso tras la aparición en la gran pantalla como escenario de la película El Perfume, así que no estamos hablando sólo de una zona de pícnic de Barcelona, es un lugar de película de Hollywood. 


El Parc del Laberint fue construido entre 1791 y 1808 por orden del VI Marqués de Llupià; Joan Antoni Desvalls i d'Ardena, que quiso rendir homenaje a la mitología griega y a la figura de Eros; el Dios del Amor. De corte neoclásico, sirve de ejemplo de los jardines del siglo XVIII, como se comprobará por las edificaciones de estilo romántico que se encuentran en el Parque. El laberinto de cipreses se recorre sin peligro guiados por el juego y la aventura. Una imagen de Ariadna y Teseo a la entrada del laberinto reza:

“Entra, saldrás sin rodeo
el laberinto es sencillo
no es menester el ovillo
que dio Ariadna a Teseo”


Ocho arcos de ciprés elaborados por la magia de las tijeras de un jardinero, indican que estamos llegando a la estatua de Eros, pero sólo uno sirve de entrada a la plaza central del Laberinto de Horta, ¡y de salida!. El Marqués de Llupià, un hombre culto y con cierta sensibilidad artística puso nombre de personajes mitológicos a cada uno de los arcos, quizás inspirado por la frase de Miguel de Cervantes: “Ya en el cielo laberinto, te metió el amor cruel”, todos esos personajes hablan un poco del amor y la naturaleza.

Los Dioses del Parc del Laberint


Los ocho arcos de ciprés bautizados con nombre griego son la representación de: Anfítrite (diosa griega del mar tranquilo), Ariadna (la responsable del hilo con el que recorrer el Laberinto del Minotauro), Dánae (madre de Perseo; el fundador de Micenas), Eco (ninfa protectora de las grutas y las montañas y que sólo podía hablar repitiendo las últimas palabras), Egeria (diosa griega de las fuentes y los partos, muy acorde con lo dicho de la frase “eres hijo del laberinto”), Eros (dios griego del amor), Europa (la heroína raptada por Zeus y que aún se discute si fue forzada a hacer el amor o el sexo se practicó de forma voluntaria) y Narciso (el joven enamorado de su propia imagen y que rechazó a Eco, lo que la llevó a esconderse en una cueva y no salir nunca más).

Cómo salir de un laberinto


Los expertos nos recomiendan tres maneras:
1- Seguir siempre el camino posible hacia la izquierda
2- Caminar con la misma mano tocando la pared del seto y seguirlo
3- Utilizar la técnica de la “prueba y error”. ¿Es por aquí? No. ¿Es por aquí? Sí, pues continuamos.

Aprender de las propias equivocaciones es quizás el mensaje oculto que tiene recorrer un laberinto, una palabra, laberinto, que une el término labra que significa “caverna con muchas galerías” y el sufijo inthos que significa “juego”.

Rincones que no te debes perder en el Parc del Laberint


El Parque del Laberint d'Horta está dispuesto en tres terrazas escalonadas donde crecen tilos, tejos, encinas, laureles, pinos, robles, un cedro del Himalaya, un árbol de Júpiter y una secoya. Buscar los rincones de esta lista también se puede convertir en un juego laberíntico.

  • El Jardín de los Musgos
  • La Fuente de la Ninfa Egeria
  • La Gruta de Eco y Narciso
  • La Isla del Amor
  • La Puerta china
  • Un lavadero que recoge el agua de lluvia para el riego de los jardines
  • Un templete con cúpula sostenida por columnas toscanas

¡Nos vemos en el Laberinto!


Más información: Dirección: Carrer Germans Desvalls 21-51, 08035 Barcelona. Passeig dels Castanyers 1-17, 08035 Barcelona. Horario: diariamente de 10 a 20 h. Transporte: Metro línea 3, parada Mundet. Autobuses 27, 60, 73, 76 y 185. Entrada: 2'23 €.

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total