03 diciembre 2015

Descubrimos la Barcelona de 1714 a través de una ruta audioguiada

¿Resistirías 414 días de sitio? Es decir, si hoy es 3 de diciembre del 2015 ¿te imaginas llevar desde el día 14 de octubre del 2014 en guerra? Pasando hambre, miedo y penurias. Esto fue lo que le sucedió a Barcelona en el año 1714, las tropas borbónicas de Felipe V bombardearon y saquearon la ciudad, y mataron a sus habitantes. El día de la rendición, un fatídico 11 de septiembre de 1714, sólo quedaba en pie un tercio de Barcelona.

300 años después, una interesante app gratuita (Barcelona 1714. Un passeig per la història para Apple Barcelona 1714. Un passeig per la història para Android), te lleva a descubrir diferentes lugares que hacen referencia a la Barcelona de aquella época. La ciudad estaba rodeada por una muralla con fuertes baluartes, aunque no lo suficiente para protegerla de los 20.000 soldados que día tras día intentaban doblegar la ciudad. La app te ayuda a fijarte en detalles que de otra forma nos pasarían desapercibidos y además te informa de los sucesos, algunas costumbres de la época, el legado que se perdió o el cambio que supuso aquella guerra. Si me acompañas conocerás a los Miquelets y a los artesanos que tenían voz en los Consejos Municipales, unas libertades que se perderían con Felipe V.


Guiados por la voz de Santi Millán en la versión en castellano o de Toni Soler en la versión catalana, la app (también disponible en francés, italiano, inglés y japonés) nos traslada a los días de la Guerra de Sucesión. Nos encontramos en la Plaça Catalunya, fuera de la antigua muralla de Barcelona, donde puede verse el Monumento a Francesc Macià. Se trata de una escalera invertida obra de Josep Maria Subirachs, que representa la formación de Catalunya paso a paso. Junto a esta obra se encuentra un busto esculpido en 1927, del presidente de la Generalitat réplica de un retrato que le hizo Josep Clarà. La app nos hará una serie de preguntas y para ello tendremos que buscar en ocasiones pistas para resolver las respuestas. Como por ejemplo, ¿sabrías encontrar a la Virgen de Montserrat en la Plaça Catalunya?

Causas de la Guerra de Sucesión
Carlos II, el Hechizado, murió en el año 1700 sin heredero a la corona y con él la regencia de los Austrias. Dejó escrito que su sucesor sería Felipe V también conocido con el nombre de Felipe de Anjou. Era nieto del rey de Francia Luis XIV, el Rey Sol, el de la “Monarquía Absoluta” aquella frase famosa de “El Estado soy yo”. Esa sucesión no gustó al resto de las potencias europeas, principalmente a los británicos, que decidieron pactar con los catalanes para combatir juntos a los franceses. En el último momento se echaron atrás y abandonaron la idea de coronar rey al archiduque Carlos de Austria. El pueblo catalán luchó durante 414 días por conservar los derechos de las Constituciones Catalanas en aquel momento habían 38.000 habitantes en Barcelona.


El Portal de Sant Antoni y el Portal de l'Àngel, antigua Porta dels Cecs, eran algunas de las puertas de entrada a la ciudad amurallada del siglo XVIII. Sígueme hasta esta gran vía comercial ¿ves donde se encuentra el Ángel custodio que le da nombre a la calle? Aquí encontrarás desde picaportes con cabezas de león hasta edificios modernistas; uno de los que más me gustan son los Antiguos Almacenes Can Jorba. Situados en el Portal de l'Àngel 19, los almacenes fueron construidos en 1926 por el arquitecto Arnald Calvet. Dicen que tuvo la primera escalera mecánica del país, pero lo que realmente me gusta son las esculturas de Mercurio, Dios del Comercio y el beneficio y de Minerva, Diosa de la industria y Patrona de los artesanos. Aún puede leerse el lema de Virgilio “Labor omnia vincit” (el trabajo todo lo vence).


Paseando llegamos hasta la Catedral de Barcelona, un templo gótico de 1298, dedicado a Santa Eulalia, la Patrona de Barcelona. ¿Conoces su leyenda? Eulalia era una joven cristiana de 13 años que se opuso a la persecución de los cristianos por parte del Emperador Diocleciano y fue a hablar con el gobernador de Barcelona, por aquel entonces, Daciano. El gobernador impotente ante los argumentos de Eulalia decidió matarla. Dicen que sufrió 13 martirios, uno por cada año de vida, fue azotada, se le desgarró la carne con garfios, se le quemaron los pies, se le tiró aceite hirviendo, hasta fue introducida desnuda en un tonel lleno de cristales y clavos al que harían rodar calle abajo (por la actual Baixada de Santa Eulàlia). Acabó siendo crucificada en una cruz en forma de aspa. Sus restos descansan en la cripta de la catedral.

Un poco de la Barcelona romana



En un lateral de la Antigua Puerta romana se encuentra situado el singular Monumento a Barcino, obra de Joan Brossa. Un poema urbano en forma de letras con representaciones del sol y la luna y que hacen referencia a los inicios de Barcelona. Nos encontramos en el Barri Gòtic de la ciudad, en este barrio se descubren muchas Barcelonas, como por ejemplo la Barcelona del street art, pero continuemos en la de 1714, sigamos descubriéndola.


El antiguo foro romano de Barcino se encontraba donde ahora se alza la Plaça Sant Jaume, aquí se encuentran los dos edificios de gobierno más importantes de la ciudad de Barcelona. En un lado el edificio gótico del siglo XV que acoge el Palau de la Generalitat (sede del gobierno catalán desde el siglo XIV) que luce fachada renacentista.


Al otro lado se encuentra la Casa de la Ciutat o Ayuntamiento, también de estilo gótico, con esculturas en la fachada neoclásica de Jaume I (el rey que dio autogobierno a la ciudad de Barcelona) y el consejero Joan Fiveller (símbolo de las libertades ciudadanas frente al poder real) obra de Josep Bover i Mas. En el interior se encuentran obras escultóricas de Frederic Marès y Pablo Gargallo.


La fachada que existía durante la Guerra de Sucesión se encuentra en el Carrer de la Ciutat. ¡Ven a verla! Estás delante del antiguo Consell de Cent, nombre que recibía la institución municipal de Barcelona encargada de su autogobierno. Aquí se custodiaba la bandera de Santa Eulalia un símbolo de la resistencia de los habitantes de Barcelona durante la guerra. En el Consell de Cent se reunían, desde el siglo XIII, los 100 consejeros de la ciudad representados por nobles, clero y también artesanos. El organismo de autogestión se mantuvo vivo hasta 1714 y no fue nunca más recuperado.


Si os atrae la idea de conocer un lugar único de la Barcelona romana, en el Centre Excursionista de Catalunya se encuentran unas impresionantes columnas pertenecientes al Templo de Augusto; un templo romano del siglo I de la antigua Barcino.

El Barrio de Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera
Seguimos nuestra ruta de 1714 y ponemos rumbo al Barrio de Santa Caterina i la Ribera; el barrio de los artesanos y oficios que fue más duramente castigado durante la guerra. Aquí se encuentra la Plaça de la Llana, donde lucharon contra los Borbones militares catalanes, húsares húngaros valencianos, austriacos, aragoneses, castellanos y también una milicia ciudadana llamada La Coronela formada por 4.000 hombres agrupados en los gremios a los que pertenecían: notarios, pintores, sastres, mercaderes, zapateros, carpinteros, taberneros, estudiantes, tejedores, etc.


Siguiendo por el Carrer de Corders se encuentra la Capilla románica de Marcús del siglo XII de la antigua Vilanova del Mar, como se llamaba en época romana esta zona. Hay que dirigir nuestros pasos hasta el Carrer Montcada donde se encuentran edificios de la antigua nobleza catalana. En el Carrer Montcada 25, destaca la Casa Cervelló del siglo XV. En el 21 se conserva una curiosa celosía de madera para mirar sin ser vistos.


Algunos palacios destacan por su inalterable belleza como el Palau Dalmases, situado en el portal número 20. Su antiguo propietario Pau Ignasi Dalmases constituiría la Academia de los Desconfiados, una institución cultural que promovía la historia, lengua y poesía catalanas, pero el motivo de que se encuentre en esta ruta de la Guerra de 1714, se debe a que Pau Ignasi Dalmases fue el Embajador de Cataluña nombrado para ir a Inglaterra a pedir ayuda para luchar contra los Borbones, fue en vano.

Si tienes tiempo y te gustan los museos, en esta calle se encuentran varios interesantes, como el Museu Picasso ubicado en el Palau Berenguer d'Aguillar, Carrer Montcada 15, o el situado en el interior del antiguo Palau Marquès de Llió, Carrer Montcada 12; el fantástico Museu de Cultures del Món que te traslada a las tribus más exóticas del planeta y que te recomiendo visitar.


Ponemos rumbo al Fossar de les Moreres situado en el emblemático barrio barcelonés de El Born. Aquí se encontraba el cementerio de la Iglesia de Santa María del Mar (donde se casaría el archiduque Carlos de Austria en 1708) y que fue utilizado como fosa común en 1714. En la actualidad se alza el Memorial de Guerra en homenaje a los caídos en la Guerra de Sucesión. En el muro puede leerse un poema de Frederic Soler Hubert, conocido como Serafí Pitarra: “Al Fossar de les Moreres no s'hi enterra cap traïdor; fins perdent nostres banderes serà l'urna de l'honor” (En el Fossar de les Moreres no se entierra ningún traidor; hasta perdiendo nuestras banderas será la urna del honor).


Cerca del Parc de la Ciutadella se encuentra El Born Centro Cultural, un antiguo mercado modernista de 1873 convertido en museo, a causa del descubrimiento de los restos de una parte de la Barcelona de 1714, desaparecida por la construcción de la Ciudadela que mandó construir Felipe V en 1717.

Tras la victoria de las tropas borbónicas los ciudadanos catalanes fueron catalogados como sediciosos y se les prohibió la posesión de cualquier objeto punzante o cuchillo, se prohibió el catalán y tuvieron que aguantar todo tipo de humillaciones y desagravios como la obligación de pagar un impuesto para reconstruir la ciudad que la guerra había destruido, bajo pena de quemarles la casa. Pocos son los que conocen que la melodía “El Cant dels Ocells” fue un canto de alegría de los barceloneses ofrecido al archiduque Carlos de Austria cuando llegó a Barcelona.

En el Parc de la Ciutadella se encuentran algunos edificios de aquella época, como el Palacio del Gobernador Militar convertido ahora en el Instituto Verdaguer, el arsenal donde se guardaba la pólvora y las armas que es ahora el Parlament de Catalunya y la Parroquia Castrense que sigue siendo una capilla. Por otra parte, aquí luce como el primer día el Castell dels Tres Dragons, obra de Lluís Domènech i Montaner de 1887. Fue el edificio que albergó el restaurante de la Exposición Universal de 1888. Obra de estilo gótico-mudéjar de ladrillo visto donde destacan sus torres almenadas y los escudos con animales mitológicos.


Los restos del Convent Sant Agustí sobreviven, aún en parte, y puede visitarse. Un portal con un corazón atravesado por una flecha nos lleva al interior de su bello claustro que presenta evidencias de aquella guerra. Testigo mudo de los saqueos que aquí ocurrieron, ahora es una agradable terraza donde tomar algo.

Muy cerca se encuentra la Casa Gremial de los Carderos (encargados de peinar la lana para que pudiera hilarse) a la altura de los números 45, 47 y 49 del Gremi dels Carders. En la actualidad es un edificio de viviendas cerrado por una verja.


Por último, llegamos hasta la Iglesia de Sant Pere de les Puel-les; un convento benedictino del año 945, no te vayas sin admirar detenidamente la fuente-farola situada en la Plaça de Sant Pere. El desagüe del agua tiene forma de cruz, fue diseñada en hierro forjado en 1893 por Pere Falqués i Urpí (autor también de las Banco-farolas que se encuentran en el Passeig de Gràcia).

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total