Ir al contenido principal

Cuento para escuchar, relato para sentir #EscuchaLaPalma

Nací siendo viento donde acaba el mundo, en aquellos confines de la tierra donde no había nada, sólo silencio, hasta que un día llegó la tormenta y el fuego. Con un millón de rayos y truenos dio luz a la oscuridad de la noche, formando los primeros fuegos artificiales del planeta en la montaña de Las Tricias.

Cuando el sol salió e iluminó el paisaje del Parque natural de Las Nieves, cientos de animales poblaban aquella región. Pero el aire sólo tenía ojos para las aves y los colores de sus plumajes. Fue así como se encontró persiguiendo un hermoso pájaro que se posó en la orilla de un riachuelo.

El viento no podía reflejarse en aquel divino espejo, tan sólo veía el paisaje duplicado del Parque Nacional de la Caldera de Taburiente. El pájaro que se refrescaba y la imagen del cielo estaban ahora en el suelo, ¡nubes, sol y firmamento!. Las copas de los árboles, las hojas, grandes montañas o diminutas piedras, eran ahora dos, y no un solitario viento.

Fue entonces cuando quiso convertirse en agua, para dejar de volar solo y poder ser acariciado por todos los reflejos de la Madre Naturaleza. Buscó la manera de meterse en el agua, lo intentó con fuerza, pero siempre resbalaba. Empezó a llover, y cada vez había más agua. La tierra estaba empapada, los ríos caudalosos se agrandaban y terminó por caer en un infinito y profundo lugar cerca del Faro de Fuencaliente, que el viento recordaba de su niñez, cuando se pasaba el tiempo jugando con el agua.

Fue en aquel momento cuando recordó que en el mar se podía fundir en un millón de abrazos con el agua para formar grandes olas que acariciaban la isla de La Palma.

Dedicado a Alzola Basque Water para que estos días salgan victoriosos de su dura batalla.

Comentarios

Roser ha dicho que…
Sencillamente sublime!
Unknown ha dicho que…
Pura poesía :-). suerte compañera!
Planeta Dunia ha dicho que…
¡Gracias chicas! Me gustaría que ganar un blogtrip no fuera cuestión de suerte, cuestión de números o de "me gustas". En mi mundo ideal me gustaría que se premiara la originalidad y el trabajo bien hecho. La esperanza es lo último que se pierde pero también se agota. Saludos
Anónimo ha dicho que…
Me he emocionado, no solo por el relato, sino por poder contar con una persona como tu. Gracias de corazón. Patxi C.
MundoxDescubrir ha dicho que…
Planeta Dunia toda una escritora que cautivas al lector desde la primera estrofa. Los detalles que nos das nos llevan a mantenernos expectantes ante el desenlace de la historia. Un buen cuento, gracias por compartirlo. Un abrazo viajero!!!
Planeta Dunia ha dicho que…
Gracias MundoxDescubrir, es uno de los comentarios más cariñosos que me han hecho este año en el blog. Me alegra saber que ha llegado al interior de mucha gente. Es tan difícil sorprender y hacer algo nuevo en un blog de viajes que cuando me surgió la idea original del cuento no dudé en que valía la pena intentarlo. Aunque no lo hubiera hecho antes. Saludos y gracias de nuevo.

Entradas populares de este blog

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

Pals: el pueblo medieval más famoso del Baix Empordà

La Costa Brava (Girona) está plagada de lugares con encanto, uno de los pueblos medievales más conocidos en la comarca del Baix Empordà es Pals. El municipio posee uno de los recintos góticos mejor conservados de Catalunya ideal para descubrir en una mañana.
Dejamos nuestro coche aparcado junto a una casa fortificada del siglo XV conocida con el nombre de Ca la Pruna que ha sido restaurada y ejerce como Museo Casa de Cultura. En su interior se expone una colección de herramientas para trabajar el campo y el legado del primer farmacéutico de Pals. Nuestros pasos se dirigen hasta la Plaça Major donde se encuentra la Oficina de Información Turística, el Ayuntamiento de Pals y una de las puertas de acceso al recinto amurallado.
El barrio antiguo de Pals se conoce con el nombre de El Pedró. Tras cruzar el arco gótico nos adentramos en el Carrer Major, plagado de casas construidas en piedra decoradas con ventanas ojivales y balcones que, sin importar la época del año, son un hermoso calido…