Ir al contenido principal

Árboles de un jardín japonés

Japón es un país fascinante “de los pies a la cabeza” o mejor dicho “desde el cielo a la tierra”. Los japoneses saben mucho sobre el suelo que pisan y sienten devoción por la naturaleza. Los jardines forman parte de su historia, de su vida, de su cultura. Hay personajes tan curiosos y profesiones tan imposibles desde nuestra visión occidental, que se te abren los ojos como platos cuando ves a un hombre barriendo el musgo ¡con un pequeño cepillo! o rastrillando la arena para hacer pequeños y grandes montículos.

Planeta Dunia piensa en verde, tiene el planeta muy metido en sus entrañas, viaja para conocer y conocerse, y hoy y aquí, en primicia os voy a hablar de los árboles que se pueden encontrar en un jardín japonés.


1.- Bonsáis
La naturaleza servida en bandeja, árboles y plantas son recortados, podados, retorcidos y reducidos casi a la mínima expresión para reproducir una escena natural en miniatura. El arte del bonsái se inició en China y aseguraba a quién lo poseía la eternidad. Así que nobles y adinerados se rodearon de estas pequeñas obras de arte natural. En Japón este arte llegó hace aproximadamente 8 siglos y en la imagen están algunas de las variedades que pude ver en el Templo Sumiyoshi Taisha; un santuario Shintō situado en la ciudad de Osaka.


2.- Matsu Zukuri
Es casi con toda seguridad la primera imagen que os viene a la cabeza cuando os pregunten sobre poda japonesa. Los jardines particulares o los parques públicos de todo Japón, están llenos de árboles podados con esta técnica que intenta reproducir las montañas en las ramas. A algunas personas les pueden recordar a nidos de aves o a nubes de hojas, aunque la idea de quien lo poda, a veces sólo busca, representar a un árbol azotado por el viento. Es todo un arte y su estética es incomparable, este tipo de poda se suele utilizar mucho con los pinos.

3.- Kuruma Shitate
Si ves un árbol cortado visualmente en rodajas que más se asemeja a una tarta nupcial que aún árbol, ese es un árbol podado al estilo Kuruma Shitate. Se suele utilizar en encinas o arbustos de boj Japónico ya que requiere de una especie fuerte y frondosa para que se pueda podar a capas. Para ello las ramas son “obligadas” a permanecer en línea horizontal.


4.- Ikebana
Ikebana no es un tipo de poda, si no como su nombre indica, quiere decir arreglo floral. Es toda una institución en Japón, por eso he querido añadirla a mi particular lista verde dedicada a Japón. Un gran número de mujeres aprenden la técnica principal basada en la línea, aunque sus inicios estaban basados en parte, por ritos religiosos budistas, en la actualidad es parte de la estética japonesa. Uno de los preceptos que debe seguir, es que las flores y plantas utilizadas tienen que estar ligadas armoniosamente con el recipiente donde se colocan e incluso con el entorno. En el Santuario Yasukuni Shrine de Tokio tenían una exposición de Ikebana, donde fueron realizadas las fotografías que acompañan este texto.

Comentarios

Ana Is. Fuente ha dicho que…
El arte de la jardineria japonesa es una maravilla.
En ningún lugar del mundo encontrarás jardines tan cuidados y árboles tan apreciados.
Si te gustan los bonsais y vas a Tokio, acércate a "Omiya : la ciudad de los bonsais " un pueblo dedicado casi por completo a este arte.
Un saludo
www.fotografiandoviajes.com

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…