04 diciembre 2013

Calle Sierpes, Sevilla


La Calle Sierpes de Sevilla es una famosa arteria comercial y calle peatonal, llena de ajetreo y vida al más puro estilo sevillano.

Aquí se encuentran un buen puñado de tiendas interesantes que elegidas con tino pueden hacer del recorrido un paseo entretenido.

En el número 1 se encuentra la famosa Confitería La Campana. Está siempre a tope de clientela, de día y de noche, unas mesas en el exterior invitan a contemplar el ir y venir de la población. Se fundó en el año 1885 y dicen que durante todo este tiempo ha abastecido a la Casa Real de caramelos, bombones, dulces, pastas y frutas en almíbar.

Justo enfrente se ha instalado La Cure Gourmande; otra tienda de venta de dulces, galletas y chocolates tradicionales, esta vez provenientes del sur de Francia. Es una gran tentación para golosos y han cuidado mucho la decoración y el ambiente. Las estanterías son de madera, las cajas están decoradas con estilo entre campestre y hogareño. Las bomboneras son de aspecto antiguo y se respira un toque a “repostería de la abuela” que es imposible entrar y no cometer algún pecadillo.

Continuando hasta el número 19 encontramos la relojería El Cronómetro que luce una fachada decorada con paneles de madera tallada que recuerda al estilo Art Nouveau de comienzo del siglo XX.

En el número 25 de la Calle Sierpes se encuentra la Librería Beta; lo mejor es entrar y comprobar que está ubicada dentro de un antiguo teatro. Han conservado la platea y el escenario con las gruesas cortinas de terciopelo rojo características de los auditorios. Es un local muy original donde además se pueden encontrar toda clase de libros raros y poco comunes, desde guías de Sevilla o de tauromaquia hasta los típicos libros de bolsillo y algunos libros técnicos.

Para rematar el paseo y las compras puedes acercarte a echar un vistazo a la tienda de regalos Juan Toronda Blasfor Sierpes; aquí se pueden encontrar entre hermosos mantones bordados; estatuas de vírgenes, abanicos, muñecas sevillanas y figuras de porcelana de la marca Lladró. Una tienda de souvenirs de alto standing.

Son comercios que destacan por su estilo antiguo y cálido, frente a un centenar de tiendas de estilo moderno y minimalista que llenan esta calle. Miguel de Cervantes hizo universalmente famosa la "Calle de la Sierpe" en el siglo XV, al nombrarla en la comedia "El rufián dichoso", pero el origen del nombre de esta calle que aún conserva encanto añejo es variado. En esta calle residió Don Álvaro Gil de la Sierpe que podía haberle dado nombre. Una antigua barbería-botica con el símbolo de una serpiente (sierpe) o la existencia del Mesón de la Sierpe son otros de los argumentos que rodean a la historia de una de las calles más concurridas de toda Sevilla.

Si te apetece descansar de tu visita a Sevilla nada mejor que el Parque de María Luisa.

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total