24 mayo 2013

Ermita de la Mare de Déu de la Roca (Escart)


Escart es un municipio de la comarca del Pallars Sobirà (Lleida), situado a 3 kilómetros de Escaló y a 1.230 metros de altitud. Sus habitantes son conocidos con el nombre de Esbalçatossinos.

Bordeando a mano derecha la Iglesia de Sant Martí de Escart, parte un pequeño sendero plagado de flores que lleva hasta nuestro destino de hoy. En la lejanía, en dirección este, se vislumbra una construcción encaramada en la roca, se trata de la Ermita de la Mare de Déu de la Roca; un pequeño templo situado en un lugar místico y espectacular ¡excavado en la roca de un peñasco!.

La ruta, de apenas un kilómetro, es posible recorrerla tranquilamente en media hora. El minúsculo sendero, con escaso desnivel de poco más de cien metros, serpentea entre espectaculares acantilados que no son aptos para personas que padecen vértigo o los más pequeños de la casa.

Mariposas y saltamontes compiten con nuestras botas por llegar primeros a la ermita. La estrecha senda mide poco más de cuarenta centímetros de anchura y aunque el camino no entraña dificultad, si que requiere atención en dónde se ponen los pies y es necesario llevar un calzado adecuado. ¡Un pie detrás del otro y sin perder el equilibrio! Tramos de piedras con otros cubiertos de hierba serán interrumpidos por diminutos saltos de agua de las montañas.

Son muchos los sonidos que acompañan el trayecto; a pesar de no verlos, se oyen relinchar a la manadas de caballos que recorren los abundantes pastos de la zona. El pequeño riachuelo de Escart que nace y recorre todo el término, acabará con sus estrepitosas aguas junto a las del Noguera Pallaresa en la proximidad de Escaló. Mientras numerosos trinos de diferentes pájaros nos transporta al ambiente campestre del cuento de Blancanieves.

Cuando el paso se vuelva seguro y el terreno lo permita, contemplad el paisaje: picos elevados recubiertos de pinos y abetos con espacio suficiente para pastos, un manto aterciopelado con árboles de diferente tonalidad verdosa que se asemeja a una alfombra intermitente de hierba verde y coloridas plantas. No es de extrañar que desde tiempos inmemoriales aquí se haya cultivado desde cereales; como son el trigo, centeno o cebada, hasta legumbres, hortalizas o patatas. La caza también es abundante en perdices y liebres.

Llegado a los pies de la alta escalera -por suerte con barandilla- podemos contemplar en todo su esplendor este pintoresco lugar donde se encuentra ubicada la Ermita de la Mare de Déu de la Roca: en la vertiente de una escarpada peña que en otro tiempo albergó el Castillo de Sant Just d´Escart.

La ermita era conocida con el nombre de la Virgen de la Boca (o de la Peña) y está construida aprovechando el saliente rocoso. Ya existía en el siglo XI según algunos textos conservados y resistió al igual que la villa de Escart a la invasión musulmana de la época. Difícilmente se entiende el motivo de construir esta ermita en semejante lugar: un peligroso despeñadero, pero aún es más extraño pensar en el interés de los musulmanes por este lugar ubicado en medio de inaccesibles montañas. El edificio actual, a manera de cueva, fue construido entre 1707 y 1748. Conserva una espadaña de un sólo ojo y una estrecha ventana rectangular en el muro de entrada.

El 8 de septiembre se celebra el Aplec de la Mare de Déu de la Roca, un buen momento para visitar su interior que permanece cerrado la mayor parte del año. Un pequeño banco de piedra situado en un lado de la entrada, cobijado por la pared del saliente rocoso, sirve para retomar fuerzas y deleitarse con las vistas de “lo Bosc Negre” y de Escart.

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total