Ir al contenido principal

Parque da Pena: el Jardín de la Reina Doña Amélia (Sintra, Portugal)


Si ayer publicaba una breve pincelada sobre el Palacio Nacional da Pena, hoy vamos a sumergirnos en el encantador paisaje que lo rodea. El Parque da Pena queda cerrado por una gran muralla que acoge el misterio y la belleza de un jardín de rara naturaleza. Su extensión alcanza 85 hectáreas de jardines sembrados con las especies más exóticas y tropicales que la Era de los Descubrimientos pudo ofrecer.

Sequoias, ginkgos, helechos arbóreos, araucarias, robles y cedros, conforman el paisaje de uno de los lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995. La vegetación predomina alrededor de fuentes, quioscos y miradores que decoran el lugar junto con una antigua noria, una capilla menor y un invernadero. Nada más entrar al Parque da Pena, a mano derecha, nos encontramos con el Jardín de la Reina Doña Amélia; una antigua huerta que ya existía en el siglo XVI y que proveía al desaparecido Monasterio de Nossa Senhora da Pena de 1503 de verduras frescas. Tres siglos más tarde la Reina Doña Amélia lo transformó en jardín exótico.

Adentrándonos por los caminos desaparece la idea de jardín y va tomando forma el de bosque encantado. En la zona conocida con el nombre de Feteira de la Reina, destaca una hermosa colección de helechos arbóreos provenientes de Australia y Nueva Zelanda. A menudo los helechos alcanzan los 10 metros de altura y su presencia hace empequeñecer a las dos mil especies diferentes de plantas que habitan en este ambiente.

En el interior del Parque da Pena la nota de color se encuentra en el Jardín de las Camelias; un maravilloso jardín iniciado por la Reina Doña María II (1819-1853) y que alberga una fantástica colección de camelias originarias del sur del Japón. Del Sudeste Asiático nos vamos a Oriente Medio y es que en el Parque da Pena las sorpresas no acaban. En mitad de este singular parque, mitad jardín mitad bosque, se alzan construcciones que mezclan los más insólitos estilos. La Fuente de los Pajaritos es un pabellón de estilo islámico cuya cúpula esférica conserva una inscripción en árabe. Los azulejos que recubren las paredes, tanto en el exterior como en el interior, son semejantes a los de la fachada principal del Palacio da Pena.

Por último te recomiendo llegar hasta la parte sureste del Parque da Pena, aquí se encuentra el Valle de los Lagos. A este conjunto de 5 lagos confluyen todos los senderos que recorren el parque, ¡por algo será!. Cisnes blancos y cisnes negros nadan despreocupados entre pequeñas cascadas y antiguos corrales de patos. Tal es la magia del lugar que con la luz adecuada, alguien podría ver un pequeño Camelot y algún unicornio bebiendo el elixir de la vida.


Más información: Dirección: Estrada da Pena, 2710-405 Sintra. Tel.: +351 219 105 340. Horario: del 1 de mayo al 15 de septiembre de 9:30 a 19 h. Del 16 de septiembre al 30 de abril; de 10 a 17 h. Entrada conjunta al Parque y al Palacio da Pena: en verano 11 € y en invierno 8 €. Transporte: autobús 434. Email: geral.pnp@parquesdesintra.pt. Web: www.parquesdesintra.pt

Comentarios

Entradas populares de este blog

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…