05 noviembre 2009

¿Estás seguro que quieres viajar a la India?

Alguien dijo una vez que da igual lo que uno diga de la India, lo contrario también es verdad. La India no es un viaje, es una experiencia de vida; olores, colores, imágenes que se graban a fuego en el recuerdo, y sensaciones que se mezclan en este país tan variopinto, impregnándolo de un carácter único en el mundo, que no deja a nadie indiferente. Un país que consigue cambiar a los que lo conocen para bien o para mal, la India, es sin duda, una lección eterna. Una vez dicho esto, que cada cual, saque sus propias conclusiones.


Viajar al ritmo de cada uno por la India, por primera vez, es toda una experiencia, la realidad es tan potente que termina por romper los esquemas de cualquiera. Una realidad que incluye atentados, descarrilamientos, inundaciones, conflictos religiosos, desigualdades hirientes, corrupción política y también; bellezas naturales, austeridad, miseria, abandono. Rajastán es una caja llena de sorpresas, la mejor manera de hacer saltar por los aires, los prejuicios y la ignorancia que muchos occidentales tienen sobre la India.

video



Zambullirse en la fabulosa provincia de Rajastán, es zambullirse en un mundo aparte, o mejor dicho, en otro mundo. Más que un Estado o una región, Rajastán embauca los sentidos. Esta región es también la que han querido calificar como la India romántica y fastuosa de los maharajaes, aunque actualmente no sea posible encontrar ni una, ni otra cualidad.
La desaparición del Imperio británico en 1947, puso fin al reino de los maharajaes, príncipes de las mil y una noches. Lo que al menos se conservan son sus palacios, sus tesoros y sus tradiciones. Todavía pueden verse desfiles de elefantes encaparazonados de oro y plata, montados por jinetes dignos como reyes, seguidos de dromedarios y de caballos fastuosamente enjaezados, es tierra de antiguos señores feudales, la región más espectacular del subcontinente, etapa indispensable para todo el que quiera entrar en contacto con la India.


En lo alto de cimas inaccesibles, hay fuertes en cuyas piedras resuena todavía el eco de feroces combates, hay palacios de ensueño que parecen sacados de libros antiguos, por toda la región quedan vestigios de un pasado glorioso del que los rajastaníes se sienten todavía orgullosos. Los campesinos y pastores visten con turbantes que son como manchas de color; amarillo, rojo, malva, rosa, caminan entre el polvo ocre que levantan sus rebaños, las mujeres van vestidas con saris en los mismos tonos, algunos bordados en hilo de oro, lucen joyas de plata vieja y piedras semipreciosas.


Salir de viaje introducido en la burbuja invisible de un autocar, aislándose del entorno, metidos en un grupo turístico que viaja metido dentro de la pecera en la que se convierte el vehículo, en un seguro y aséptico aislamiento, no es viajar. Se cae en la desgracia de pensar que todo es hermoso en la India, que la gente sonríe con el corazón de pura felicidad, nada más falso, hay que mirar los saris de colores porque están roídos, las sonrisas sólo esconden el símbolo del dólar en los ojos, ya que del turista sólo quieren su dinero. El servicio en hoteles, tiendas y restaurantes en la India no es amable, tampoco correcto, sólo es un gesto de supervivencia, de posado.


Siempre que la miseria, la muerte, la necesidad no se acerque demasiado al turista, siempre que no le perturbe su visión detrás de la cámara fotográfica, que no penetre en nosotros el olor de excrementos, orina, agua putrefacta que recorre las calles, el turista verá su India. Nadie querrá que le toque el sarnoso, el miserable, el vagabundo o el muerto de hambre, aun que en la India existen a patadas. Siempre que apartemos de nuestra mente que esa India no existe, estaremos formando una gran mentira, estaremos viajando a la India de catálogo. Al país que venden las agencias de viaje.



Pero a pesar de todo, la India, se cuela por los poros, nada es lo bastante hermético. Por las rendijas se descubre una vida diferente, otras maneras de hacer y de vivir, rodeados de basura, desechos y gente, mucha gente, saturación de todo. Esta vivencia cruel hace que el viaje sea desacompasado, entre las ganas de huir y las de quedarse, nos convertimos entonces, en dos personas que no llegan a encontrar un acuerdo. Se pasa por los lugares rápido sin tiempo para descubrir rostros, sonrisas, saludos, y cuando queremos corresponder aparecen nuevos rostros sin sonrisas y con la mano puesta para pedir o mejor dicho para exigir una limosna. No hay calidez y bienvenida a la India porque no nos ven, no somos más que dinero que se desvanece y que hay que recolectar rápidamente. Las calles están llenas de todo, de gente, vacas, mierda, sí mierda, tal cual. Hay suciedad por las calles por donde querríamos pasear rodeados de la historia, de las más bellas historias de príncipes y princesas. Dicen que por todo Rajastán, hay tantos dioses como leyendas, pero uno no los ve, no se impregna de esa magia desteñida de los cuentos.


En unos segundos, cientos de hombres aparecen inmóviles sentados en las aceras, en las puertas de los pequeños negocios, esperando. Mujeres que se mueven al compás del viento, como flores de pétalos multicolores, rojos, amarillos, azules, verdes, morados y parecen brisas frescas que se mezclan hasta formar mezclas difíciles de asimilar. Arco iris móviles que brillan bajo el sol, haciendo casi, pero sólo casi, invisible la basura que las rodea.
Y siempre vuelve el nulo aislamiento de los cinco sentidos humanos, vista, oído, olfato, gusto y tacto, puestos a prueba en la India hasta la extenuación. Visiones de un mundo que no se encuentran en las revistas de viajes, pobreza extrema mezclada con hacinamiento y miseria mal llevada, rodeados de basura, sin importar la dignidad humana.


Ruidos de motores, de cláxones ensordecedores de motos, cientos, miles, por doquier, a todas horas, en cualquier lugar. Olores que a veces son tan nauseabundos que cortan la respiración: en los desagües que corren por la superficie de las calles, boñigas de vaca, de murciélagos, de ratas, humanas, lo suficientemente tiernas como para unirse a la suela de nuestras sandalias al menor descuido. Tampoco podemos quedarnos al margen, es la oportunidad de adentrarse en un mundo real y diferente al nuestro. Una lección para intentar comprender y estar seguros que hemos conocido la India verdadera, alejada de películas de Bollywood. Romper la burbuja de aislamiento es darse un tortazo con la realidad, pero es la única manera de disfrutar plenamente de un viaje, aunque éste sea a la India. Un país que sin duda oculta su parte maravillosa, hermosa, magnífica, subyugadora o quizás no la esconde, simplemente está ahí, pero no la vemos. Viajando sin máscara y sin pecera, se puede llegar a concebir porqué la India despierta desde el odio más exagerado hasta la fascinación más colosal. Es tan diferente, tan contradictorio que en un mismo lugar se pueda encontrar desde lo más espeluznante hasta lo más hermoso.


Cabe la posibilidad que algunos viajeros vuelvan algo decepcionados, aturdidos o disgustados, aquellos, que no encontraron en casi ninguna parte una acogida especial, una atención o una bienvenida de la que muchos hablan. Es cierto que se visitan lugares extraordinariamente hermosos, pero también se puede llegar a vivir muchas situaciones en las que uno se siente engañado y estafado. No es exotismo lo que emana SIEMPRE de sus calles: suciedad, mal olor y miseria se imponen a cualquiera otra característica, sin embargo, se deja India con la sensación de que no se llegado a conocerla, de que quizá se han escapado maravillosas oportunidades o que tal vez Rajastán ha perdido gran parte del encanto de antaño.


De cualquier manera, cada viaje es único e irrepetible y no se puede sacar del contexto vivido, ni más allá de los límites en los que se ha desarrollado. El que quiera descubrir qué hay de verdad en el mito de un viaje a la India, deberá descubrirlo por sí mismo.


¿Quieres saber cómo Sobrevivir a Delhi?


Feliz viaje 

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total